lunes, 23 de marzo de 2009

Damas y caballeros, estamos aquí reunidos..




Tengo un marido que cocina, plancha limpia, compra, va al futbol y sale con amigos, yo limpio, cocino plancho, compro voy al gimnasio y salgo con amigas.
La gente me dice que tengo mucha suerte que mi marido es un santo. Entiendo que no es con mala intención, evidentemente como dice el camarero del bar de mi barrio que yo lo haga no cuenta, que eso viene de serie por ser mujer.
Lo que yo quiero matizar es lo de la suerte, porque suerte, suerte no es…. Suerte es haber nacido en España y no en Somalia, o tener los padres que tengo, pero a este elemento lo escogí yo, quiero decir, había unos cuantos que estaban por la candidatura pero los descatalogue por incompatibilidad, uno me dijo que su mujer nunca iba a trabajar fuera de casa, ( si lo pillo ahora me lo quedo) otro fumaba demasiados porros, siempre pidiéndome adelantos, otro me decía como tenia que vestir, así que escogí el que mejor se adaptaba a mis necesidades, pero como nadie es perfecto este también tenia sus cosillas, venia de una casa muy ordenada, su madre era muy meticulosa y a el le gustaba eso, pero descubrí que le gustaba el orden siempre que otro ordenara. Como no consiguió ese orden de mi parte se puso manos a la obra, el limpia y yo le hago reír
La personas cometemos el error de querer cambiar al otro y que esté se adapte a nuestras necesidades y ahí empieza esa pequeña lucha del matrimonio por alcanzar puestos.
Por ejemplo, mi amiga Marga y Alberto acaban de ser padres y Alberto no ha perdido la costumbre de ir al bar al salir de trabajo, ella esta hasta el gorro del bebe y necesita ayuda, cuado Alberto llega, ella le monta un pollo, el le dice que trabaja todo el día y quiere desconectar, ella le dice que también quiere desconectar y así terminan de morros y cada día más infelices.
Yo le dije, cuando llegue Alberto le dices, hola amor que tal, quédate con Pedrito que salgo un rato a desconectar y le das un beso intenso y con lengua.
¿Y a donde voy? Me dice ella
Pues si hace falta te quedas en el portal.
Mal que nos pesé, funciona así, es como meter los pies en cemento fresco si te paras se pone duro y ya no puedes salir, si pierdes muchas puestos te pierdes a ti mismo y poco a poco no sabrás quien eres, serás infeliz, así que desde el principio hay que ir ganando puestos hasta que cada uno acepte al otro tal cual es.
El cambio tiene que venir de uno mismo, obras son amores y no buenas razones, si quieres salir con amigas y a tu marido le parece mal, sal dos días seguidos y cuando solo salgas uno estará contento o contenta, yo hablo como mujer pero se puede extrapolar al genero masculino fácilmente, solo hay que tener tesón y fuerza de voluntad que no es poco, y sobre todo, sentido del humor, mucho sentido del humor.

13 comentarios:

Billy MacGregor dijo...

Sí. El sentido del humor es necesario, si no, te agurrupuñas y se te pone la cara de un pepino.
Tú si que sabes.

viola dijo...

Habría que pagarte por el consejo. ¿Seguro que no eres meiga? jejeje, ¡Pobre Alberto! Si sigues aconsjando a tu amiga. Pero....¡Más madera, esto es la guerra!
Besos incondicionales

Gata dijo...

Yo el otro día andaba con el mando de la tele dispuesta a ver todaaas las películas de Alien del mundo que me encantan y él se levantó del sofá y se fue a la cocina a hacer arroz con leche y tarta de fresas con masa casera y todo...
yo mientras en la chaise longue con el mando en la mano y la cerveza en la mesa ¿cómo lo ves?
jajaj
voy bien en la doma o no voy bien?
;P

Carlos dijo...

Aquí no puedo opinar.

No tengo opinión al respecto, pero como he leído el post enterito, quería saludarla y esas cosas.

mamen dijo...

Di que si MUJER, pero no todas las mujeres tienen posibilidad, las chicas de ahora estais sobradas, porque trabajais fuera de casa y eso os da una libertad de decision que en mis tiempos no habia, yo no cuento porque soy una rebelde nata, y me quieren asi, pero de todas formas, hay que seguir batallando todos los dias, besos

Carlos dijo...

Respondiéndote, Montse -que así creo que te llamas si mal no recuerdo-, he de decir que no tengo una opinión formada al respecto y prefiero que sean las parejas quienes hablen con conocimiento de causa sobr eel asunto.

Yo sólo puedo emitir una opinión fundamentada en la nada, sin ninguna valía y con poca o nula base argumental.

Y como me considero una persona demasiado analítica y puramente empírica, cedo el testigo a los verdaderos protagonistas del asunto: ustedes.

Aun así, le agradezco el interés mostrado en mi opinión. ;)

rodri dijo...

Bueno me alegro de que hayas encontrado una pareja así. Pero tienes razón no es suerte, tú lo elegiste...a veces es difícil vivir en pareja pero queno falte el buen humor...
BESOS

Mar dijo...

Estoy contigo en todo lo que dices, mis amigas dicen que tengo suerte con mi marido y que quieren uno igual para reyes, por supuesto el mío al lado del de ellas es para querer uno, pero no todo lo que parece es oro, estoy contenta con el, pero ha veces me hablan como si el fuera lo único bueno en la relación y eso no me gusta... bueno la verdad es que lo de amigas era mucho decir... de esas las tengo contadas...
Un beso cielo

Runas dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que la cuestion no es cambiar a la otra persona eso no funciona nunca, sobre todo hay que poner las cosas claras desde el primer momento, porque si desde el principio vas dejando de ser tú para convertirte en como al otro le gustaria que fueses pues mal vas a terminar. Un beso

Anónimo dijo...

Bueno yo no estoy tan segura de que la suerte no sea uno de los factores a tener en cuenta en la elección de la pareja. Porque... él también te eligió a ti, porque podrías no haberlo conocido, o que no saliera bien, o que el decidiera irse a un piso solo donde una asistenta tailandesa le pasara el plumero, porque podrían no hacerle gracias tus gracias con el paso del tiempo, porque podría perder la paciencia con la eterna insatisfacción femenina... en fin podrían ocurrir tantas cosas que alterarían el estado de las cosas que la suerte no existe pero por si la moscas no nos creamos que todo en nuestra vida está bajo control no vaya a ser....
Ana

Una senderista. dijo...

La suerte es algo,creo yo, muy personal, o digo porque lo que para mi puede ser suerte, otra persona lo ve de otra forma. También es nuestra forma de pensar y ver el mundo.
A lo mejor alguien de Somalia cre que tiene mucha suerte por vivir en un pequeño poblado, donde se respira un aire limpio y sano, no hay ruido de tráfico, ni stres, ni agóbios. En fin que todos tenemos suerte, solo que muchas veces no sabemos apreciarla

Blog A dijo...

jajjaaj muy bueno el comentario Ana..pero sigue sin ser suerte,tener pareja es una elección puede salir mal o bien pero es una eleción y que se quede contigo es cuestión de esfuerzo el mismo que el pone para que me quede yo y si no funciona a otra cosa mariposa..jajaja
besitos guapisima

animate dijo...

Pero mira que sois complicadas las mujeres,si lo del bar lo hacemos para no molestar en casa.Pero lo del dolor de cabeza por la noche como se soluciona,te pille,a que si jajajjaja
ANIMATE