sábado, 2 de mayo de 2009

un día de la madre


Cuando mis niñas era pequeñas solían hacerme regalos artesanales hechos por ellas en la clase de plástica, collares de pasta, coches en cartulinas, floreros de plastilina, un tres en raya de barro, dibujos, cuentos, cada año esperaba con ilusión ese día en el que sus caritas de satisfacción por el trabajo hecho era mi regalo, ese orgullo en sus ojos por haber creado una obra de arte, el año pasado mis hijas, ahora ya mayores decidieron reproducir nuevamente todos esos regalos, así que se pusieron manos a la obra … yo le llamo un remake de regalos
El mitico collar de pasta


El florero hecho con un bote de mermelada
El marco de pinzas y purpurina


El coche con ruedas de botones

El cuento































Me gusto mucho esté regalo, lo tengo en una caja..


9 comentarios:

Gata dijo...

Pues aquí estoy yo delante de la pantalla con mis cereales en la boca de cena y q cuando he terminado de leer me has llenao los ojos de lágrimas...
uff
es precioso tu regalo ;)
Tas nostalgica? o sólo te lo he notado yo
un besito

mamen dijo...

Ese es el mejor regalo para una madre, que orgullosa se te ve, tu amiga tambien me hacia regalos de esos, aun tengo sus cositas, un beso
FELICIDADES MAMA

Mar dijo...

Que bonito, yo tengo muchas cosas guardadas de mis niños, e incluso los collares que me regalan me los pongo todo el día en casa y eso les encanta, y es que esos regalos tienen más valor que cualquier regalo comprado.. Felicidades y espero que lo disfrutes no solo es día de hoy sino toda la vida..
Un beso cielo

Blog A dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Blog A dijo...

Mis hijas tiene 21 y 16 años y este regalo fue como un chiste, pero me encantó igualmente,pasaron un fin de semana haciendo esto y me dijeron, el año que viene te compramos un regalo que esto es mucho trabajo ..jajaja

Runas dijo...

A mi tambien me hace mucha mas ilusion esos regalos artesanales, mis hijos lo saben y siempre tratan de sorprenderme con alguno. Preciosos los regalos que te han hecho. Un beso

Carlos dijo...

Enhorabuena por recordar esos tiempos.

Yo en el colegio también hacía ese tipo de cosas, aunque con acierto pésimo, pues siempre he sido un negado con las manualidades.

Ya, ahora de mayor, nunca celebro el día de la madre, ni el del padre ni nada por el estilo.

Yo soy más de cumpleaños, así que envidio a la gente que encuentra cualquier ocasión para intentar sacar una sonrisa al personal.

Debe ser que la edad me ha agriado el carácter ;)

Zentolo dijo...

Recuerdo con especial cariño un azulejo que le hice a mi madre cuando era un enano. Lo tuvo colgado de la pared un montón de tiempo...
Desde luego, las hijas salen a la madre en imaginativas y originales. No creo que semejante regalo se le ocurra a mucha gente.
Ser madre... es la envidia que me dáis, en serio. Sentir crecer una nueva vida en vuestro interior tiene que ser algo... indescriptible. Y, lo peor de todo, algo que jamás podré sentir yo. Snif, snif... Felicidades, mamis.

Enma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.