viernes, 24 de julio de 2009

Desvarios de viernes.

Hace unos años tenia un dolor horrible en la espalda y una resonancia magnética descubrió que entre mis vértebras L6 y L7 tenia una hernia que presionaba un nervio, esta presión me ocasionaba un agudo dolor en la espalda que se irradiaba hacía un brazo y una mano. Me recetaron un sinfín de medicamentos pero pocos me aliviaban el dolor, a lo sumo me hacían dormir.
Un día un traumatólogo me dijo
“eso es como cuando te pillas un dedo en una puerta, da igual todos los medicamentos que tomes mientras no saques el dedo de la puerta no dejara de dolerte “
Al final deje de tomar pastillas y poco a poco y con reposo mejoro y dejo de doler
Muchas veces pienso en sus palabras, sobre todo cuando estas triste, de luto por alguien, un amor no correspondido… todos te dicen que salgas, que te diviertas, que llenes tu vida de actividades y lo haces, pero el dedo esta en la puerta.
No puedes divertirte, ni pasarlo de coña, ni ser feliz mientras sientes en algún lugar de tu ser el dolor
Puedes reír, puedes ir a conciertos, puedes ir a fiestas e incluso los demás te verán feliz, te desesperas por no pensar en el dolor y te anotas a todo, y así vas capeando el temporal, engañándote
Pero un día decides sentarte y te dices a ti mismo, ¡mierda! Tengo el dedo pillado
“¿porque no saco el dedo de esta maldita puerta?”

10 comentarios:

Jesús Sarmiento dijo...

¡Genial! Excelente metáfora. Me apunto la recomendaciónpara futuras ocasiones, que nunca se sabe donde espera la siguiente puerta.

Una senderista. dijo...

Pues tienes mucha, muchiiiisima razón, mucha.
Aún tengo el dedo pillado con la puerta, aunque salga, me divierta, llevo un verano de marchas y salidas, de ligues, de copas, de playas, de conciertos no, pero de fiestas por la noche en la playa, de salir con amigos, en fin, que el dedo sigue ahí, algún día lo sacaré o al menos me daré cuenta de que ya lo saqué

mamen dijo...

Por eso yo no tomo medicamentos, porque se que al final los dolores se curan con el tiempo, y los medicamentos me pueden dejar el higado hecho polvo, que "lo que es bueno pa el riñon es malo pa el higado" un beso

Jose Miguel dijo...

Matizo: la puerta a veces la empujan, a veces, otros-as para que no sueltes el dedo y tienen una fuerza que no veas, con lo cual casi estás mas pendiente del dolor del dedo... en fin... a verlas venir y tiempo... que por otro lado, se nos va... besos.

embrujo dijo...

sinceramente,esa teoría la veo genial, con un pero:
yo,cuando me pillo un dedo con una puerta por lógica lo saco en el momento no espero a que el dolor balla a mas,te entiendo,pero no la comparto, lo mas fácil es sacar el dedo luego lamenta lo que quieras,grita,acuerda te de todo los santos o lo que sea,el dedo en la puerta no es excusa para no seguir adelante,solo sacalo y sigue con tu vida.
un beso.

juan dijo...

¿Que hacemos cuando nos pillamos el dedo con la puerta ?es... chuparlo... y decimos.. joder mierda.. pero que gusto me da chuparme el dedo..

Anónimo dijo...

Sera por puertas? Yo me pillo el dedo constantemente en una u otra puerta.Pero,tambien sê que si no lo saco va a seguir doliendo.Asi que me pinto una sonrisa mas o menos falsa,maldigo al mundo mundo mundial un rato,y sigo adelante..esperando que en la proxima puerta el dedo tenga mas cuidado

Carlos dijo...

Suscribo por completo el mensaje, aparte de que me he sentido bastante identificado.

Enhorabuena.

angelsmar dijo...

Muy metafórico el post. Me ha encantado. Realmente en esta vida, siempre te pillas los dedos, aunque sepas que no debes ponerlos, repites.Sea cual sea el tipo de puerta.
En fin el tiempo lo cura todo.
Un beso enorme.

Gata dijo...

Supongo que porq un día nos dijeron que más vale tener un dedo metido en una puerta que todos...

Porque todos tenemos algún dedo pillado en alguna puerta siempre y porque somo unos masocas de cojones...

creo q es algo así
Pero yo tq ;))
besos