domingo, 25 de octubre de 2009

No estaba muerta es que andaba de parranda.


De mi entrada anterior extraigo que mucha gente esta a favor del bofetón como método educativo, que debemos recuperar algunas de nuestras costumbre de antaño para que esta infancia y juventud no sea intocable como lo es ahora.
Esto me hizo reflexionar, al final somos nosotros los de la generación de la bofetada los educadores de esta nueva ola de personas, somos nosotros los que hemos alargado la infancia y eternizado la juventud, los que inventamos la frase “no estoy preparado”.
En mi entorno escucho a menudo, “no estoy preparado para el matrimonio, para la paternidad, para vivir solo, para el trabajo... y me pregunto ¿Para que estas preparado?
Hemos crecido con baja autoestima, siempre nos comparaban con los otros niños, nos llamaban tontos, burros y nuestra opinión para nada tenia valor… y ahora somos nosotros los que demandamos al profesor…
Esos niños ahora adultos, no han madurado, siguen comportándose como en el colegio. Envidian al vecino, y no tienen tiempo para nada, siempre están estresados por cosas sin importancia y muchos ya son adictos al psicólogo, y a las pastillas para no estar triste o infeliz y sobre todo siguen culpando a sus madres de todas sus desgracias
Bueno, yo no me desmarco del grupo, estoy en el, intentando no culpar a nadie de mi errores, asumiendo que aunque no este preparada voy. Que si un día lloro, otro día rio, que la desgracia te acompaña a la par que la dicha, solo hay que girar la cabeza de vez en cuando y saber mirar.
En la ley del la selva sobrevive el más fuerte, o el que en ese momento tenga un árbol donde cobijarse.
Yo no creo en el sentido de la vida, no creo que tenga un fin, ni un propósito, pero aun así tengo una parte emocional que me invita a ser buena gente, a querer, a confiar, a perdonar y buscar soluciones
En definitiva, nosotros, los del bofetón, ¿Fuimos mejores jóvenes que los de ahora? ¿Somos mejores adultos que nuestros padres? ¿Serán ellos mejores adultos que nosotros?
Particularmente piesno que somos fruto de la información. Y dicen por ahí que la información os hará libres ¿Será verdad?

15 comentarios:

Carlos dijo...

Bienvenida again, señorita.

De aquellos polvod vinieron estos lodos, y gran parte de la culpa de la actual situación educacional en España viene motivada por la propia generación que ahora son padres de familia.

Quizá no quieren aplicar en sus hijos lo que ellos sufrieron, y para ello no tienen ustedes más que darse un paseo por "Curso del 63" para ver quién tiene más culpa.

Saquen sus propias conclusiones, pero en lo que a mí respecta, lo tengo bastante claro: a algunas personas se les debería prohibir el tener hijos.

Prodíguese más a menudo.

Besos.

Franziska dijo...

En mi opinión, la generación de mis padres tenía unos valores muy sólidos que respetaban por encima de todo. El sacrificio en bien de los demás era una de sus normas. No, al egoísmo. Sí, a la compasión con el sufrimiento ajeno. Existía el derecho de los padres a castigar pero a mí pocas veces me pegaron y no recuerdo que fueran injustos conmigo: ni mis padres ni mis maestros.

Por mi edad, yo he conocido una sociedad terriblemente represora. No sólo era en casa o en la escuela, era por todas partes. No creo que eso fuera tampoco bueno. Aunque -como a cualquier joven- yo alguna vez rompí los esquemas de mi madre: decidí cortarme el pelo al cero. Creo que la hice sufrir mucho con el ¿qué dirán, hija mía? Pero yo me lo ponía todo por montera. Tardó muchos años en ser moda. Tenía mis razones y no encontró la manera de hacerme desistir. Ahora me hace gracia recordar las carcajadas que dí cuando me ví frente al espejo con mi cabeza pelada. El peluquero que había venido a casa no se lo podía creer. Pensó que me echaría a llorar. Aquello afirmó la confianza en mi misma pero dejó atónitos a todos: amigas, compañeros de trabajo, jefes de la empresa, etc.

Si te cuento esto es porque la juventud tiene que hacer cosas diferentes, tener sus propias experiencias, romper esquemas. Ha sido siempre así. Ya los filósofos griegos se quejaban de los jóvenes y de lo poco respetuosos que eran con los mayores.

Tengo que cortar que creo que me he alargado mucho. Un abrazo.

Mar dijo...

Muy buen post, me ha gustado pues tienes toda la razón yo soy de las que están en contra del bofetón pero si un dia tocas a tu hijo te lo echa en cara como si le hubieses matado.... bueno yo sigo pensando en que es mejor no pegar para enseñar a un hijo a no hacerlo....
Un beso guapa

Josefo el Apóstata dijo...

No defiendo el castigo físico (a muchos de mi edad nos han pegado como a esteras), pero tampoco defiendo la educación sin poner límites y sin sanciones cuando se traspasan. Hoy mismo he leido en la prensa local una frase de no me acuerdo quién con la que estoy muy de acuerdo: "Cundo un padre se convierte en colega de su hijo, lo deja huérfano"

Anónimo dijo...

Si,creo que somos mejores jóvenes que los de ahora,sin duda.Por lo menos más educados y con más respeto hacia los demás.

ana p. dijo...

Hola. HOmbre lo del bofetón yo la verdad es que me guardo cada día varios en el puño de mi camisa que no puedo dar en el cole. Y pienso que una colleja a tiempo es, en ocasiones en las que el diálogo está agotado, una buena solución.
Estoy de acuerdo en que somos una generación que se niega a crecer y pretender ser eternamente adolescente... Así nos va....
Realmente nunca estamos preparados para nada, lo asumimos, nos lo echamos a la espalda y pa delante que ya aprenderás por el camino.
Yo si creo que la vida tiene un sentido, que es el que le das para no vivir cual oveja del rebaño, para hacer algo útil, para acostarse sintiéndote bien contigo misma y pensando que no has hecho daño a los demás... Si para ello tienes que irte al psicólogo al gurú, a viajar por el espacio, a bailar la danza de los siete velos, o a mazarte en el gim pues vas y lo haces. Y ello no significa que la vida sea sólo rosa... a lado de la tristeza está la alegría... pero si la tristeza está acompañada es un poquito más llevadera ¿No crees? En fin, que cada uno haga con su vida lo que quiera y que nos encontremos en frente con alguien que te dé un abrazo, no un juicio

Blog A dijo...

Todos vuestros comentarios enriquecen muchisimo todo lo que escribo.
Carlos de acuerdo en que algunas personas no de deberian ser padres, pero eso solo se descubre cuando los son y a los del curso de 63 dice mi padre que había que llevarlos al curso del 28
Franciska,creo como tú que la juventud siempre fue y será la que quiere cambiar el mundo.
Mar, se nota que eres madre y seguro que te haces la misma pregunta que todas " lo estaré haciendo bien?"
Josefo, Madre solo hay una y amigas cientos, colegueos los justos..
Ana.P, muy bonito tu comentario y muy intimo, comparto contigo todo lo que dices y a veces envidio no ser capaz de ver un sentido a la vida. Yo no solo quiero dar un bofetón a veces incluso pienso en el asesinato.

Mamba Negra dijo...

yo creo que somos bastante peores que nuestros padres, yo ahora veo niños que pegan a sus padres, al igual le levantaba yo la mano a mi madre..
no tiene respeto de nada y si les mandas algo te mandan a la mierda
sin miramientos!
en vez de mejorar hemos fastidiado la educación de los niños
no es cuestión de maltrato pero tampoco es cuestión de dejarlos que vivan como en la selva, salvajes e intocables...

besotes

El suricato dijo...

Mi madre me tiraba la zapatilla y todo, pero es que lo merecía! creo que han sido buenos padres aunque con defectos pero era de esperar que esto no es una película de Disney, yo tampoco he sido perfecto como hijo así que estamos en paz jajaja!

juan dijo...

Yo soy de los qu eno esta preparado... no se pueden comparar una generacion con otra cada una como nosotros mismos somos diferentes y creo que todas son enriquecedoras... nosotro aportamos la de la libertad y ellos aportaran la del libertinaje,no se sabe cual sera la mejor... cierto es que un abofetada a tiempo cura muchos errores del futuro.
P.D. Enseñad a vuestro hijos y no tendreis que juzgar a los hombres

marlempicka dijo...

Canto tempo, Montse!! Pois si a infancia marca. Ás veces, un non é consciente de canto pero lévala no temperamento marcada coma unha cicatriz. Eu creo que educar e ter fillos é unha responsabilidade enorme. E si confeso que aínda non estou preparada. Pero si estou preparada para outras cousas. O que pasa é que a vida muda tanto que ó mellor cando estás preparado para algo xa é tarde. Qué será será, whatever will be, will be...Saúdos e unha aperta

mamen dijo...

Yo nunca pegue a mis hijos, y creo que son normales, el ejemplo es la mejor de las enseñanzas, y el respeto a los demas es lo que hecho en falta en esta generacion, pero esto no hay quien lo pare, es una bola que va creciendo.
Me encanto verte, un beso preciosa

anamorgana dijo...

Estoy con Carlos en eso de ´´algunas personas se les debería prohibir el tener hijos``. No estoy con el bofetón y si con inculcar valores, cosa que falta creo en los jovenes.
Besos
anamorgana

aplakapla dijo...

nadie esta nunca preparado para muchas cosas que te depara la vida..pero ahi se ve a la persona..los hay que se acojonan y se quejan y las hay que tiramos adelante y vamos a ver que pasa..que a lo malo malo que te puede pasar..morirte?bueno si no arriesgas no ganas no?ademas lo malo malo va a pasar quieras o no quieras..todos nos creemos especiales a nuestra manera pero nunca miramos que el que está al lado seguramente esté peor..y yo tb soy de la generación del bofetón y del de no te dejo salir de noche hasta los 17, 18...y creeme que es aun hoy cuando se lo agradezco a mis padres,creo que cada uno es lo que ve en casa, aunque cada vez hay mas casos que estando en una familia normal salen rana...

angelsmar dijo...

¡Hay amiga! Vaya tema has puesto sobre el tapete. Yo fuí de las de la época del bofeton mucha disciplina y normas por todas partes. Y eso fue bastante antes de que llegara tu turno. Pero creo que nos hemos pasado de un extremo a otro.
A mis hijos, collejas les he dado, y es que eran tremendos los dos, así que cuando no escuchaban de ninguna manera, la colleja les hacia obeceder. No les veo traumatizados, no se si ellos cuando tengan la responsabilidad de educar a un niño, seran partidarios del si o del no al bofeton, no creo que en este momento les preocupe.

Lo que es seguro es que estos niños de ahora estan demasiado consentidos, les hemos dado todo lo que han querido, pero quieren más. Pienso que nos hemos equivocado, la disciplina es necesaria.
Que conste que no estoy en contra del maltrato.

Un besazo