domingo, 15 de noviembre de 2009

Caperucita y mi final feliz

Hace una piña de años que abrí un blog en otro lugar, se llamaba myblgo.es y mi nombre allí era caperucita, si caperucita .. ¿y por qué?, porque no aceptaba mi nombre ni por activa ni por pasiva, tenía una revista al mi lado y un anuncio de chanel con una caperucita y de ahí salió, Caperucita cuanto cuento.
Lo abrí de cachondeo para contar chistes básicamente, pero nunca imagine que este mundo del blog me engancharia tanto
Caperucita desde ese momento ha sido un personaje especial para mi, pero cuando me vine a bloguer quise matarla, cambiarme el nombre, y no me salió ninguno, durante un tiempo me llame Blog A pensando en ponerme un nombre mejor, pero como con caperucita, blog A tiene vida propia y yo ya no mando, y aunque es un nombre de los más extraño ahora ya tiene su espacio que yo no le puedo quitar, así que hoy le haré un homenaje a la caperucita que vive detrás de Blog A
Caperucita es un personaje para todas las edades, este cuento te lo leen cuando eres niña para dormirte, y cuando eres adolescente te lo cuentan con mensaje, caperucita es la jovencita que se mete en líos y el lobo es el hombre que quiere comerse a caperucita, cuando ya no eres una adolescente aparece en tu vida en formato porno, caperucita ninfomana y el lobo tímido.
Es curioso lo de los cuentos y las canciones infantiles, mi madre me cantaba una canción que decía “ duérmete niña que viene el coco y lleva las niñas que duermen poco” no sé si te lo cantan para relajarte o para acojonarte, el caso es que cierras los ojos con todas tus fuerzas para parecer dormida, con los cuentos es igual, madrastras asesinas, princesas encerradas en castillos, pero sobre todo madrastras asesinas y lobos malos.
Recuerdo cuando le relate por primera vez a mi hija esté cuento, pensé, pobre lobo al final le mata el cazador, así que decidí cambiar la historia, lobo está solo, nadie le quiere, en los cuentos siempre es el malo, el solo quiere alimentarse, la abuelita habla con el y le consuela, así que los miércoles quedan todos, caperucita, el lobo, el cazador y la abuela para merendar….

10 comentarios:

Fiebre dijo...

Me ha molao el final.
Aunque no deja de ser un cuento para tu hija.

Tal y como evoluciona la vida, hoy en día quedarían para hacer botellón, echarse unos petas y matar el tiempo jugando al póker..

Runas dijo...

Te recuerdo en tu otro blog. Y si a mi tambien me cantaban lo de coco y te aseguro que me costaba un trabajo enorme coger el sueño.Siempre me ha gusta el cuento de caperucita, auque tampoco me hacia mucha gracia el final.Un beso

Carlos dijo...

También el de Caperucita lavándose en el río, el lobo transtornado por la respuesta de la muchacha...

O el archiconocido con el orujo y la Cocacola.

Perrault no supo en su momento qué monstruo llegó a crear.

Para eso está usted, para hacerle un sentido homenaje.

PD: El anuncio era de Channel Nº 5, y la muchacha estaba...de fábula ;)

Josefo el Apóstata dijo...

El final de la merendola plural de los miécoles es el mejor final.
Hay otro que me hace gracia (salvando sus connotaciones machistas), que es el de que Caperucita, de mayor, se convierte en la Sra. de Feroz. Este final, en realidad, no es tal. Es un puente hacia otro cuento, el de "La bella y la bestia", pero eso es otra historia...

mamen dijo...

Hoy dia, seria caperucita la que se merienda al lobo, pero es verdad, en todos los cuentos se intentaba asustar al personal, era el doble mensaje de la moral de la epoca.
Mi marido siempre le contaba a los niños los cuentos, que no se parecian nada a la realidad, yo me partia escuchandolo, no se si ellos se acordaran, pero era para grabarlo, un beso guapa

Zentolo dijo...

Caperucita. Esa niña de fantasía que me atrajo a mi también al mundo de los blogs... Te leía antes y te sigo leyendo ahora, sabiendo que cada entrada será capaz de sacar algo de mi interior: lágrimas algunos, sentimientos de ira otros, pero casi todos una sonrisa... No, una sonrisa no. Risas, muchas risas.
Qué más da el nombre que utilices si la esencia es la misma...
P.D.: Las historias para niños las lees de mayor y son crueles... No sé cómo éramos capaces de conciliar el sueño con ellas, ni con las nanas que nos cantaban.

embrujo dijo...

El cuadro del final ,caperucita,la abuela y el lobo tomando café!jejej¡¡curioso si que es,falta el cazador con la botella de chinchon!y la baraja de cartas,jejej¡¡.
Es cierto a veces es mejor no contar cuentos a los niños ni nanas,inventarse una historia es mejor,por lo menos el niño se dormirá sin pensar que ba a venir el lobo o el coco.Besitos.

juan dijo...

Como se te va la perola jejeje

CISNE dijo...

jaajajja hiciste bien en cambiar el final....tu hija se lo creera...pero ahora se reunen para charlar,fumar un algo...beber un algo...y hacer un poco el indio...aunque no me imagino a la abuela y al lobo bailando!!!jejej
besitos

animate dijo...

Buenos momentos en el otro blog,para mi siempre seras caperu,y este blog esta genial solo echo en falta alguna imagen de vez en cuando.
BUena semana
ANIMATE