lunes, 2 de noviembre de 2009

Sobre el tejado de cinc

Me baje del tren y la llame
Sigue recto que voy a tu encuentro me dijo.
Caminé cinco minutos y la vi montada en su bicicleta, el pelo le caía por la cara, y una sonrisa se dibujo en su rostro. Sus ojos chispeantes me dijeron hola. Todo estaba como la última vez que nos habíamos visto, como si fuera ayer, el tiempo no había pasado por nosotras.
Comimos juntas y de regreso a casa tuvo una recaída.
Ella me pide perdón por no estar bien,….. Me pide perdón...
No entiende que yo estoy con ella, que no necesito ver monumentos, ni centros comerciales, su compañía y conversación me gusta, no me importa sentarme a su vera mientras su respiración se regula y se encuentra mejor, no me siento incomoda.
Y así, recostada en su sillón con las piernas encima del cojín con el pelo flotando en el sofá,… quien quiere ver a la Maja de Goya.

3 comentarios:

Gata dijo...

jajjajaja jope que me estaís tirando los tejos todo el blogpatio hoy jajja me meo mi niña, eres un solete de verdad. Muchas gracias por lo q has escrito aquí me ha emocionado, porque sé que sólo con estar juntas nos bastamos pero yo hubiera querido estar mejor para ti ;) en fin otra vez será y que me has hecho reír y cuasi llorar. Un beso grande grande a una de las personas que mejor me ha entendido por dentro y por fuera estos últimos años llenos de desiertos de todos los tamaños
Espero q sepas q te quiero

Zentolo dijo...

No hace falta echar a volar la imaginación para estar ahí, ponerse en situación y vivir ese día... Como siempre, lo importante son las personas, no las situaciones en las que estás con ellas. Y si la persona con la que estás te hace sentir bien, a gusto... no hace falta nada más.
Eso si, majas sois las dos un rato... XD

anamorgana dijo...

Veo que eres buena amiga, tiene suerte de tenerte como amiga.
Besos
anamorgana