domingo, 10 de enero de 2010

Nieve

Lo que para unos es habitual, para nosotros, Vigueses, es excepcional.. la nieve.



El punto blanco es un copo de nieve que se me pego a la camara.

10 comentarios:

anamorgana dijo...

Disfrútala.Creo que se ve poco por Vigo(una de mis hermanas estudió ahí y nevó, fue todo un acontecimiento.
Por donde estoy no nieva casi nunca y espero que no lo haga, porque silla de ruedas y nieve no van bien.
Besos

Incara dijo...

Hacia 24 años que no veia nevar en vigo....
Pero donde es esa foto que aqui nevo pero no cuajo ni una copito :(

Este usted muy blogeramente activa ultimamente, no da tiempo a seguir.

Carlos dijo...

Aquí, en Madrid, tampoco lo es. Pero ya llevamos 2 años seguidos en los que vemos nevar en pleno centro.

Y eso no sucedía en años.

Para los amantes del calentamiento global...

Alejandro Kreiner dijo...

No estamos preparados para tanto frío.

Saludos.

embrujo dijo...

Donde yo vivo,en la costa,nevar va a ser que no,aunque nunca se sabe!jejej¡¡fantástica estampa,amiga,lo mejor es disfrutar ya que vino.
Ahora frío,lo que se dice frío,hace una harta,tiritando estamos,solo apetece chimenea,mantita y pc.

un abrazo.

Runas dijo...

Que envidia me das , aquí en Malaga capital no ha llegado a nevar y mira que me hubiese gustado, en fin disfrutala tu que puedes. Un beso

juan dijo...

ME ha encantado la foto... lo del copo quedo muy chulo... y la foto parece una`postal... muy bonito

Franziska dijo...

Ese punto blanco te ha quedado que si lo quieres ya no volverá a repetirse, hagas lo que hagas. A mi me salieron unos círculos azules preciosos pero me apresuré a corregir el ISO, y fue una verdadera lástima: de una anomalía, algo especial, pasé a conseguir fotos normales. ¡No hay manera de contentarme!

Por aquí solemos tener una nevadita al año pero, a veces, es tan poca cosa que... como si no fuera. El invierno pasado tuvimos mejor suerte que éste. Nevó en la tarde y noche del día 10. Ayer lucia un sol esplendido y hoy aún queda nieve sobre los tejados de algunas casas y aún permanecía acostada sobre las ramas de algunos árboles.
Por salir a hacer fotos, ayer monté un numerito con caída lenta, pero inexorable hasta que alcancé el suelo en una extraña postura: apoyada sobre la rodilla derecha y tratando de contener el golpe con las manos. Mi pobre cámara llegó al suelo y, según parece, sobrevivió al impacto pues estaba dentro del bolso.

Ni te cuento la bronca que me echó mi hija Coral, la mayor. Es que es una chica muy seria y no entiende demasiado a su madre ni por qué ha tomado esa manía con hacer fotografías.

Un abrazo.

iriluna dijo...

preciosa foto...

Bichejo dijo...

Qué foto más chula!!!

Y qué bonito es ver la ciudad nevada, aunque sea cantidad de incómodo...