martes, 9 de marzo de 2010

Esta entrada antes de lo previsto esta dedicada. Para A.

He descubierto que no hace falta decir que te vas de vacaciones, simplemente dejas de escribir y punto, he visto algunos blogs que sigo que llevan semanas sin publicar con la misma entrada y yo de parva aviso.


En cierto modo me quedó con un toque vanidoso.

Pues eso, que me cogí vacaciones porque el blog estaba ocupando más tiempo del que tenía, así que me paré y dije, a ver Montse, ponte al día y después comienzas otra vez, que el blog no te da de comer.

La verdad que esto a lo tonto me lleva su tiempo, ahora escribo, ahora un comentario, ahora visitas, y cuando escribes y creas polémicas más, pues eso conlleva un tiempo extra en responder adecuadamente y como a veces no tienes tiempo tampoco respondes adecuadamente.

Y esta entrada se la  dedico a una persona con la que mantengo últimamente unas conversaciones muy interesantes y me abrió los ojos al tema del consuelo.

Saber consolar tiene su cosa, no es tan sencillo y algunas palabras joden más de lo que ayudan por eso, en ocasiones es mejor callar, o simplemente dar un apretón.

Por ejemplo, en el cementerio, hizo dios mil favores llevarlo con lo que sufría el pobre o para vivir así es mejor morir, esto si lo piensas no se lo digas a un familiar.

Y si alguien pierde dinero en una inversión, si tu piso se devaluó por la crisis, no le digas “no es más rico el que más tiene si no el que menos necesita”, si alguien llora por amor, no le digas que ría por lo que tuvo y no por lo que perdió que se pondrá más triste... Y no digas nunca que otros están peor, como diría mi madre si no es joder parece.

Consolar tiene su arte y creo que básicamente es escuchar, la gente quiere desahogarse, y poco más, ya se conoce todas las frases de autoayuda que de nada sirven cuando estas en un pozo y lo que necesitas realmente es una mano amiga que te sujete para no hundirte y que sea lo suficientemente fuerte para aguantar el peso sin desfallecer, y mientras estas colgando no te diga, “podía ser peor si en vez de agua debajo hay mierda”.

No es fácil encontrar la palabra justa, es cierto, pero a veces es solo un ejerció de empatia ¿Cómo me sentiría yo?

8 comentarios:

anamorgana dijo...

Eso es, empatia es lo que uno necesita, si estas hundida que no te digan se fuerte, tomatelo con calma y repite ´´no estoy hundida, hasta que te lo creas`` es una estupidez.
Muy bueno.
Besos

Incara dijo...

"Mal de muchos, consuelo de tontos"...

Estoy con vosotras la empatía es la clave, creo que es mas productivo decir tu probelma es muy jodido, pero aqui estoy yo para ayudar a agarrar al toro por los cuernos.
Es muy mas util ayudar a pensar solucionar, superar o salir adelante, que hacer perder el tiempo al otro en pensar que lo suyo no es para tanto y que hay otro peor.
Si no sabes que decir para consolar, estate ahi, pero.... CALLATE!!!

Besitos vacacioneros

mamen dijo...

Monse guapa, mi marido siempre dice, no le cuentes tus penas a tus amigos,
que los divierta su puñetero padre,
y tiene mucha razon, creemos que nos entienden y se estan riendo de nuestras cosa, yo solo te quiero, un beso guapa

Runas dijo...

Estoy de acuerdo contigo, hay ocasiones que te consuela mas un abrazo en silencio que todo lo que te puedan decir, ademas hay personas que sueltan las cosas tal cual, sin pensar como puede caer esas palabras que quedan muy lejos del consuelo. Un beso

Carlos dijo...

Las palabras muchas veces sobran y lo que procede es escuchar si se tiene ánimo de hacerlo y ganas de ser de verdadera utilidad.

Besos, guapa.

Me alegro de que hayas vuelto a "tu casa" ;)

nandaiv dijo...

No tienes que justificarte, entra y sal cuando quieras..es tu casa..nosotros estaremos esperandote ansiosos de tu entrada..para nutrinos de ti..

Si hablamos de consuelo..divagamos..cada uno tiene sus metodos..como me sentiria yo..no tiene porque ser como se sentiría él..es complicado..las miradas y los gestos tambien transmiten consuelo..las palabras se ahogan cuando caen las lagrimas..a veces simplemente necesitamos un espacio para autoconsolarnos..la amistad, el amor nos aporta otras muchas cosas..el consuelo es de cada uno.

Mamen es gracioso lo que dice tu marido..pero creo que si se rien de ti y no contigo..es probable que no sean tus amigos..

Gracias montse por tu entrada, y no dejes que nuestros comentarios influyan en tus palabras, pues siempre son maravillosas.

Zentolo dijo...

Pero todos adolecemos de lo mismo: el ansia de animar, de ayudar, de quedar bien (en el buen sentido de la frase). Siempre buscamos una palabra, una frase, que haga sentir mejor a la otra persona. Y sin embargo, en ocasiones, no hacemos más que seguir metiendo la zoca.
Recuerdo una tira de Mafalda en la que la madre lloraba porque no le entraba el bikini del año anterior. Y Mafalda le respondió que peor lo tenían quienes no podían ni comer... La cara de la madre, un poema. Y la sensación, la misma que describes tu.

iriluna dijo...

a mi, mientras sienta que está a mi lado no me importan las formas,me quedo con su contenido y las ganas de ayudarme...lo digo por experiencia,el proceso de opositor no es fácil y la gente a veces no encuentra las palabras adecuadas...he aprendido a escuchar entre lineas,y a saber que no siempre es fácil saber que decir...me quedo con saber que están a mi lado...con eso ya me ayudan...sé que la fuerza la tengo que encontrar yo misma,y es más fácil cuando sientes que en tu vida tienes grandes pilares...y por experiencia,la fuerza siempre vuelve...Esperaré sin tiempo tus entradas,pues que importancia tiene la espera cuando sabes que trae un regalo en forma de palabras...descansa siempre que lo necesites...yo te esperaré...