miércoles, 14 de julio de 2010

Como cambió mi vida el ornitorrinco.

 Ahí va ANIMATE .. recojo el guante y cumplo la apuuesta ... mi muerte bloguera ( Animate me ha retado a escribir como cambio mi vida un ornitorrinco)

Todo parecido con la realidad es posible.


Dos semanas pateando la ciudad, entregando curriculums y nada, mi ultima visita a una Agencia de trabajo temporal, la joven detrás del mostrador me mira aburrida y me dice, ahora mismo lo único que nos queda es un puesto de comercial en una editorial.

A estas alturas y con todo lo recorrido, decidí aferrarme a cualquier cosa. Y acepté el trabajo

Me dirigí a la editorial en cuestión y para mi sorpresa tenía que picar puerta vendiendo un libro sobre ornitorrincos. Lo primero que pensé es que me estaban tomando el pelo, o que me estaban probando. Nos dieron un curso intensivo sobre técnicas de venta, por ejemplo, no preguntar “¿Quiere un libro sobre ornitorrincos?”, si no, “le traigo un interesante libro sobre el ornitorrinco australiano que hará las delicias de su familia”

Y así empecé mi andadura vendiendo libros, pero la cosa no pintaba bien, en dos semanas no había conseguido ni que me escucharan la primera palabra. Entre café y café y como no había nada que leer me aprendí casi por completo la obra y gracia de tan extraño animal que parece un colage de la naturaleza, un pato con patas de nutria y cuerpo de lagarto.

Una mañana me levanté y me dije, si hoy no vendo algo lo dejo, y con el ánimo de quien se va  a comer el mundo, empecé mi ruta puerta a puerta con los mismos resultados que en las otras ocasiones. Entonces llamé en la última, me abrió un hombre de unos cuarenta años con el pelo por la nuca, y una barba de dos días muy atractivo, la verdad es que no los aparentaba, solo se le adivinaban los años por los surcos alrededor de sus ojos de un color miel brillante.

Pensaba soltarle mi frase aprendida pero lo pensé mejor y dije

Hola, vengo a hablarte del ornitorrinco australiano, tengo un libro, pero no quiero que lo compres, si me invitas a un vaso de agua te lo cuento. Me dio paso hasta la cocina mientras yo seguía hablando... El ornitorrinco es un mamífero que pone huevos y además marsupial. Imagínate que las mujeres fuéramos como los ornitorrincos, pondríamos un huevo, lo dejaríamos en la cesta le daríamos calor y un día nos levantamos y el niño ya está, sin gritos, sin cesáreas, sin episiotomía, sin epidural.. Sería la caña.

El hombre me observaba seguramente deseando que terminara mi hemorragia verbal, entonces dejé de hablar y me dijo.

Mi nombre es Roy, dirijo documentales, este mes voy a Australia a preparar uno sobre este extraño animal y veo que sabes mucho sobre ornitorrincos ¿Te gustaría formar parte de mi equipo?

Estoy en Australia, con sueldo........ y bueno, intentando ligar con Roy.

15 comentarios:

Cristina PS dijo...

¿Esto va en serio? Si es verdad es para hacer una película... o escribir un libro...

Blog A dijo...

No, no es verdad solo es mi imaginación, alguien me reto a escribir una historía que de titulo tenía que ser,como cambio mi vida el ornitorrinco.

Franziska dijo...

Te ha salido genial la historia y la verdad es que esa experiencia de vender libros puerta a puerta, también la tuve yo pero, claro teníamos alguna cosita más y no era tan complicado que la gente te abriera la puerta, como es ahora, y una vez que te ponías a hablar la oportunidad de convencer corría de tu cuenta y yo no he sido nunca mala vendedora porque pongo entusiasmo y eso transmite algo como muy veraz. Estuve un par de meses hasta que un día, en una casa donde se notaba la pobreza, la dueña de la casa decidió comprarme una colección porque sintió lástima por mí. Me fuí llorando en el autobús y nunca más volví al trabajo. Pero entré en contacto con muchas personas y tuve una experiencia importante y muy enriquecedora sobre la conducta de las personas.

Como siempre, has logrado un relato muy simpático y el final ha sido inesperado. He disfrutado mucho con su lectura. Un abrazo.

Eso sigue ocurriendo en el juego de la palabra dada. No hay modo de que muchas personas comprendan que lo que cuento en mis poemas en primera persona, no es nada personal... Y eso que tomo una palabra prestada para realizar el poema y que ya advierto que no puedo garantizar por dónde soplará el viento cuando me ponga a escribir.

José Miguel dijo...

¡¡¡ Que bueno tú ¡¡¡ pero qué bueno ¡¡ eres una crack.... besotes

Esthertxu dijo...

Pues me ha encantado!!!
Estoy deseando ver el siguiente reto que te marcan, porque esto promete... y mucho!!!
Un saludete!

caperucitaferoz dijo...

yo me iría sin dudarlo a Australia!!!
muy bueno el post, un beso
ah y mucho más guapa al natural,,jejejej

anamorgana dijo...

Estupendo, eres genial, genial.
Australia debe estar bien no?
Un abrazo

Josep Capsir dijo...

Magnífico relato y un final que invita a saber de una segunda parte. Al principio pensé que era una historia real, pero lo del ornitorrinco no cuela, el ligoteo con Roy sí se puede colar, jejeje
Un beso

Zentolo dijo...

Yo creo que si Roy no liga con la protagonista de la historia sería un poco tonto. Que aprenderse la vida del ornitorrinco no es nada fácil y la explicación de cómo sería si las mujeres fueran marsupiales... sublime. Jajajaja.
Más de un hombre se haría marsupial sólo por evitar el dolor del parto (por no mencionar el resto de incomodidades) jajaja

anamorgana dijo...

Feliz fin de semana.
Besos

animate dijo...

Seguí la historia al día siguiente de verlo publicado ,pero myblog esta caído desde entonces,pero publicado esta que lo sepas ajajjaa.
Eso si no tengo nada que hacer ,lo mio no es escribir pero bueno la intención también vale y algo nos reiremos.
Saludos ANIMATE

Bree dijo...

¡Dios existe! Yo mañana salgo pa ver si vendo un libro sobre los Castillos escoceses...pa ver si me llevan un escosés, con faldita y todo...
¡Qué bueno! Oye que me lo he creído hasta el final...

CISNE dijo...

uffffffffffff a eso lo llamo yo cambiar la vida,pero de verdad! sabes? yo creo en el destino,y si empezaste a vender libros,leertelo...fue por algo,no crees? pero jo con el animalito,ya le puedes dar un achuchon si ves alguno por ahi
besos

José Miguel dijo...

Uyssss... qué tiempos aquellos con aquellos retos... me he reído de nuevo...

natsnoC dijo...

Pues una nota enciclopédica sobre los ornitorrincos. ¿Sabías que son venenosos? Tienen veneno en las garras, aunque sólo los machos. Puede llegar a matar a un perro pero no a un humano adulto (aunque al parecer duele que te cagas).

Fin de la nota enciclopédica. Si te encuentras uno por allí, que no te arañe.