lunes, 12 de julio de 2010

Ver el mundo a traves de una silla de ruedas

Querida Ana:
Cuando me dijiste que venias a Vigo cinco días reconozco que me acojoné, pensé que no estaría a la altura de tu incapacidad. No sabía el grado de tu minusvalía.
Pero poco a poco empecé a ver el mundo desde una silla de ruedas, a ver las barreras, los muros en forma de escaleras que no nos dejaban disfrutar de todas las cosas, pero al mismo tiempo descubrimos que hay muchas cosas por hacer, que con un coche y ganas puedes ver lugares maravillosos y puede que no podamos verlo todo, ni entrar en los museos del monte Tegra, pero en buena compañía, las vistas del río Miño y una ración de almejas a la marinera ¿Quien quiere ver piedras y jarrones rotos?
Y una tarea tan simple como hacer pis se convierte en una odisea, buscar un lugar adaptado no siempre es fácil, pero por otro lado he descubierto que en las playas de Vigo los chicos de la cruz roja te llevan en un silla especial al agua y puedes bañarte, que los autobuses están adaptados y que son gratis.
Hay mucha gente chunga por el mundo, pero también hay gente maravillosa, así que intentaré dedicar mi tiempo a valorar a los que son buena gente y obviar a los chungos.
Y ahora toca pedir, moverse para que las ciudades cada día se adapten más y los hogares no se conviertan en cárceles para la gente en silla de ruedas. Y mientras, salir a la calle y que se os vea.. que se sepa que estáis y no sois invisibles.

10 comentarios:

Incara dijo...

Un besito para las dos!!!

Y feliz cumple!!!1

anamorgana dijo...

Eso no se hace hacerme llorar nada más llegar!!!
Eres una persona estupenda, todos tu familia una nueva amiga, risas, muchas risas.
Gracias Montse,gracias a tu marido a todos.
Un abrazo.

Josefo el Apóstata dijo...

Me alegra que te hayas acercado a conocer la mirada de una persona en silla de ruedas, para darte cuenta de que no solo no son invisibles, sino que cuando les vemos lo hacemos desde nuestra supuesta "normalidad" y por lo tanto las identificamos como personas "carentes" (de movilidad, de visión, de audición, de comprensión...). Ver a alguien principalmente
como un ser corporalmente insuficiente ("menos-válido"; "in-capaz"...) es mal punto de partida para abordar cualquier relación con él. Deberíamos llegar a ver esas "carencias" como unas señas de identidad más. La discapacidad, desde esta perspectiva, no es carencia personal sino grave dificultad para participar en la
sociedad "normalizada", o sea pensada y hecha para "personas normales".
Montse, con tu sensibilidad creo que apreciarás este blog de una buena amiga -Algo no es como nos lo han contado-

Runas dijo...

Contigo seguro que se sentiría en la gloria, eres genial. Un beso a las dos

embrujo dijo...

Que suerte tiene Ana de tenerte como amiga,los manda mas de verían dejarse de poner tantas flores en las calles y adaptar mas las ciudades para tantas personas que se mueven en silla de ruedas y para facilitar a sus familiares poder comerse unas almejas,o ir al cine o a la playa sin tener que pasar una odisea.

Que paséis unos días maravillosos!!OLE TU¡¡

Maeglin dijo...

Se lee que sois dos mujeres con un fondo lejos de lo común y la cosa esta internetera ha tenido a bien juntaros, que por algo será, y emocionarnos a todos con vuestra amistad y que ahi fuera hay algo más que tiburones.

anamorgana dijo...

Gracias por esos días maravillosos.
Te pido perdón.
Y si siempre seré algo menos, pero con personas como tu no se nota.
Un abrazo

Blog A dijo...

Tu fuiste la valiente al viajar sola, tú fuiste la fuerte. yo solo hice lo facil. Moverte en coche.

No quiero que digas que eres menos o eres más .. tu eres.

Franziska dijo...

Aunque todavía queda mucho por hacer simplemente porque hasta hace muy poco tiempo, no había nada. En todas las ciudades españolas se van tomando medidas. Una de ellas son los accesos en los autobuses para las sillas de ruedas y el espacio para colocar la silla, otra de las medidas y de ésta podemos disfrutar todas las personas mayores, es que las puertas están más bajas y, por lo tanto,más comodas.

Un abrazo.

Fiebre dijo...

Te iba a decir que gente como Ana,tiene suerte de que personas como tú se movilicen y se empiece a preocuparse y a contar cosas que los demás no tenemos en cuenta en nuestro día a día.

Hasta que he leído su comentario y me han dado ganas "de correrla a boinazos".

ANA, joía....MENOS ES MAS: Lo-se-pas.
¡Amos hombre!