miércoles, 29 de septiembre de 2010

En Berlín



Estas vacaciones dieron para mucho, para divertirme, ver edificios bonitos, beber cerveza y también para conocer la historia de otros sitios desde la perspectiva de sus ciudadanos y desterrar alguna ideas preconcebidas.

Berlín es una ciudad interesante y con cierta armonía, por ejemplo la puerta de brandrenbugo esta construida con una piedra beige y la estatua de bronce con el paso del tiempo se puso verde, pues todos los edificios de sus alrededores tienen la misma piedra, y tienen el tejado verde lo que crea cierta armonía, las construcción de sus edificios tiene normas estéticas.

En Berlín hay muchos recordatorios del holocausto, por ejemplo el museo del horror, el conmemorativo a las víctimas, y muchas cosas más. Esta generación no quiere cargar con la culpa pero aun así exhiben su vergüenza para que nadie olvide lo que en ese país ocurrió.

Estuvimos en el muro, cono no, y dejamos nuestra huella.


En un pueblo cercano Oranienburg hay un campo de concentración, Sachsenhausen, y fuimos en visita guiada.

una curiosidad que nos contó la guía es que el traje de rayas y el uniforme de las juventudes lo diseño el primer Hugo Boss con 49 años, también nos leyó una correspondencia entre Bayer ( el de la aspirina) y el campo solicitando mujeres para sus estudios, regateando el precio, cuando las recibió, respondió que estaban un poco delgadas pero le servirían , tiempo después envió otra carta en la que decía que no había sobrevivido ninguna pero habían sido de gran ayuda, y que si necesitaban más les llamaría.

Los campos de concentración se auto gestionaban prestando mano de obra, los presos, por ejemplo a la Mercedes Benz y muchas otras empresas que como en todo tiempo de guerra se enriquecen. El resto de atrocidades creo que son sobradamente conocidas por todos si han visto por ejemplo "La lista de schindler",  o cualquier documental sobre el holocausto,

y aunque casi siempre se habla de los judíos, también murieron, gitanos, comunistas, minusválidos, testigos de Jehova, homosexuales, lesbianas, borrachos, y todo el que no comulgara con el regimen,  en este campo murio gente de 34 paises. 

Se diferenciaban por triángulos cosidos a su traje, rojo para presos políticos, verde para presos comunes, azul para emigrantes, violeta para testigos de Jehová, rosa para homosexuales, negro para mujeres, asociales, prostitutas, lesbianas, sin techo, enfermos mentales etc, marrón para gitanos y amarillo para los judíos y los que más sufrieron fueron los gays, y si además era gay y judío .. .

La capacidad de torturar que tenían era ilimitada, no solo físicamente, si no psicológicamente. Esté lugar  se creó como campo de concentración y al final de sus días termino también siendo de exterminio, tenía cámara de gas ,crematorios, y paredón.

Según nos relató la guía, una tarde los guardas estuvieron cinco horas disparando en el paredón y se dieron cuenta que eso afectaba psicológicamente a los soldados por eso decidieron crear allí una cámara de gas.

Nos contó muchas más cosas pero no tengo ganas de haceros llorar


Traspasar esa puerta que reza “Arbeit macht frei “ el trabajo os hará libres, te pone los pelos de punta.
Esta visita nos dejo emocionablemente cansados, no tanto por lo que ves, si no por lo
que intuyes, por el silencio que reina en el, por las historias que relatan, de lo cerca que está en el tiempo.
Y eso asusta, y muchos nos hacemos esa pregunta, ¿Como pudo pasar?, como todos los países del mundo que sabían que esto estaba ocurriendo  lo consienten, pues como todo, una buena gestión de marketing, con eso nos venden todo.

Pensamos que no puede volver a ocurrir, que hemos aprendido, pero esto comenzó con la falta de trabajo y la inseguridad, el Nacional Socialismo subió al poder y dio trabajo, y cuando tu necesidad primera es comer, la libertad de expresión no es tan importante.

En la película La Ola, un profesor quiere demostrarles a sus alumnos que no es tan difícil manipular las mentes de gente normal y corriente, es interesante.

17 comentarios:

Josep Capsir dijo...

Vaya, asi de pronto tengo que cambiar de colonia, he de dejar de comprar aspirinas y continuar con mi coche. Ya no puedo comprarme un Mercedes, con la ilusión que me hacía...
Muchas veces me he planteado si es correcto conservar todos esos espacios de horror para que el mundo recuerde a donde llegó la condición humana o destruirlos para siempre. Un lugar donde murió tanta gente, no debería de convertirse en una especie de museo morboso.
Muy buenas fotos!
Un beso

Blog A dijo...

Bueno hombre, comprate el mercedes y no dejes la colonia. No hay que ser rencoroso.
Te puedo asegurar que el campo no tiene nada de morboso, la verdad es que no se conserva casi nada, solo las historias. y no es con animo de lucro, es totalmente gratis, más que un museo es um memorial.

viola dijo...

Me encantaría haber estado allí, con vosotros, haciendo la visita. No sabía lo del traje a rayas, todo lo demás sí y, cuando lo recuerdo, me horroriza pertenecer a la misma especie que algunos canallas de la historia.
Besos y bálsamos para tu corazón, preciosa.

Zentolo dijo...

La única vez que visité un campo de concentración, simplemente con acercarme me invadió una especie de melancolía y de tristeza que no me abandonó en toda la visita.
¿Museo morboso? Dicen que la historia está para aprender de ella y corregir los errores. Más que un museo morboso a mi me pareció un triste y duro recuerdo de la dicotomía humana: su capacidad para hacer sufrir y para sobrevivir...

Anto dijo...

No veas cómo me has dejado el cuerpo. Ignoraba muchos de los datos que has dado. Son terribles, de esos que te quitan las ganas de todo.
Sí, uno no encuentra explicación a esas barbaridades y otras que ha cometido el ser humano. Parece mentira lo poco que puede llegar a valer la vida de una persona.

Besos

caperucitaferoz dijo...

Es la primera vez que me invade la tristeza al leer algo escrito por tí, se me ha encogido el corazón. Berlín parece una ciudad preciosa pero no podemos obviar la historia.
Un abrazo.

Incara dijo...

Hay, montse me has matao del todo, primero mi alcoholica particular, ahora lo de bayer... quiero trabajar en mi huerta y no saber de nadie mas.
Me conozco y me hubiera jartao de llorar toda la visita, en diciembre quieren ir pero yo me niego.
La peli de la ola pone los pelos de punta, muy recomendable si.

Besitos guapa.

Josefo el Apóstata dijo...

Niegan el holocausto naci o la evolución de las especies o el calentamiento del planeta. Son los negacionistas, sencillamente desprecian los hechos que van en contra de sus ideales y creencias.
Así es que prefiero que se conserven ciertos "monumentos" o "museos" del horror, no vaya a ser que se extienda la amnesia colectiva.
No es frecuente visitar esos sitios cundo se va de turismo por ahí. Eso dice mucho en tu favor Montse.

Maeglin dijo...

Interesante lo que cuentas acerca de los campos de concentración.

Si tienes morriña de la puerta de Brandenburgo, en Madrid, en torrejón de Ardoz concretamente, tenemos una replica lograda asi que la próxima vez que vengas por el "centralismo" podrás hacer un 2x1.
;-)

juan dijo...

Que mal rollo me da tu entrada esta claro que la historia esta ahi y el recuerdo es lo que tiene...pero solo de pensarlo... me da pena .
P.D. me gusta como lo cuentas lo haces mejor que la carbonero.. jejjej

estrella dijo...

Buenas noches Montse!!
Es una vergüenza para toda la humanidad el holocausto y como hubo países que miraron para otro lado.
Yo si pienso que es bueno que existan esos campos y que se puedan ver,para que no se olvide lo que allí ocurrió y aprendamos de la historia.

Gracias Montse por hacernos partícipes de lo que viste

Un abrazo

Daniel Rioja dijo...

Hace tiempo vi una película sobre el holocausto, La zona gris, me hizo reflexionar sobre los valores.

Y aunque aún no conocía la clasificación de valores intrínsecos y valores extrínsecos, llegué a la misma conclusión que tú: generar la necesidad de salvar los valroes más básicos (como la vida en sí) puede anular la pretensión de realizarse con valores superiores (como la espiritualidad).

No me había planteado visitar Berlín como ciudad del holocausto. Así me parece más atractiva.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Tu te preguntas como pudo pasar.Yo me pregunto: ¿ Como hay gente que se atreve a decir que eso nunca sucedio?...

Carlos dijo...

Yo estuve por allí a finales de Abril.

Muy bonita la ciudad, e imprescindible la visita al campo de concentración.

Aufwiedersehen Frau Montse :)

La Perfida Canalla dijo...

A mi me gusta mucho Berlin, sin embargo no entiendo como pueden hacer de un campo de concentración un museo...
En fin ¡que sabre yo!

Un saludo coleguita

iriluna dijo...

sigue mostrando tu viaje,porque desde casa para mi es una forma de viajar...aunque tenga capitulos duros...un beso

Mar dijo...

Este tema me da pena el simple hecho de pensar en el.... pero se que ha tenido que ser un viaje muy lindo...
Bueno al tema, estás preparada para conocerme en persona? para eso hay que estar preparada jajajajaja pues en poco más de un mes podremos darnos un abrazo jejejeje que ganas tengo... y nos tomaremos unas copas...
Besitos mil