lunes, 13 de septiembre de 2010

En casita

Cuando llego a mi ciudad y desde la autopista veo las Islas Cíes me siento en casa.


Dice mi marido que hay gente que viaja y va en un cesto y vuelve en un baúl. Espero que eso no me haya ocurrido a mí.

Doce días de viaje, muchas ciudades y muchas cosas que ver y aprender en muy poco tiempo.

Tengo tantas cosas que contar que se me atropella el teclado y no sé por dónde empezar por eso contaré sobre la marcha anécdotas y cosas que viví en mi viaje a lo mochilero por Europa.

Primero decir que la mochila pesa, joe si pesa, que viajar no es tan caro si no eres muy exigente, y si no quieres ir de restaurantes. Que las ciudades son caras depende por dónde te muevas.

Los hostales suelen tener cocina y te dan la oportunidad de cocinar y ahorrarte dinero.

Nosotras hicimos noche desde 12 euros hasta 28 euros y algunos incluyen desayuno, y eso es un punto.

Moverte en metro es una forma fácil de ver cosas en las grandes ciudades y no acabar hasta los mismísimos de patear y así ver los monumentos importantes, museos y demás, pues al final las ciudades vista una vista todas, edificios de hormigón y cosas de esas. Como lo más interesante suele ser la parte vieja es fácil ubicarse en los mapas y después patear los alrededores

Nuestra primera parada fue Bruselas, con un mapa de la ciudad y un bocata de chorizo en un banco planificamos la ruta, y en metro de aquí para allá. Conseguimos ver lo más significativo.


una foto de Bruselas.
En Bruselas el chocolate esta muy rico, eso ya lo sabe todo el mundo, nosotros no ibamos con presupuesto para comer pato a la naranja que dicen que esta muy bueno también, así que la proxima vez será.
Bueno no escribo más que estoy cansada, mañana otro poco para no aburrir al personal de una sola atacada.

8 comentarios:

Runas dijo...

Me alegra tenerte aquí denuevo y con ganas de contar cosas, espero que lo hayas difrutado . Un beso

Daniel Rioja dijo...

Veo que has aprovechado a tope estas dos semanas! Un saludo.

viola dijo...

Bienvenida a casa, tómate un caldo gallego y una de pulpo, descansa y cuéntanos tu viaje anticrísis. Besos

Anto dijo...

Los viajes en ese plan se disfrutan más, al menos eso me parece a mí. Y como tampoco me puedo permitir el pato a la naranja ni el Ritz, pues ¿qué remedio, no?
Estaré atento a las siguientes entregas :)

Besos

la reina del mambo dijo...

No sabes lo que me alegro de que estés aquí de nuevo. Tu viaje anti- crisis me da alguna idea.
Bienvenida hermosa.
Besos

estrella dijo...

Buenas noches y bienvenida Montse!
Se nota que has disfrutado mucho,me alegro,ya nos irás contando tus aventuras.

Un beso

Josep Capsir dijo...

La verdad es que tendremos que acostumbrarnos todos a viajar tal como describes. La gallina de los huevos de oros ha resultado un fraude y han descubierto que todos los huevos estaban pintados.
Así me gusta, comiendo bocadillos de chorizo en un banco. En brujas, que sea de tortilla, jejeje.
Un beso y gracias (ya sabes de que)

Zentolo dijo...

Tren, mochila, bocata y albergues. Nada mejor para conocer el mundo "de verdad", no las postales que te venden en cualquier kiosko.
Bienvenida de nuevo a casa.