viernes, 14 de enero de 2011

un ejemplo

Cuando una pareja rompe, a veces los de fuera hacemos valoraciones que no ayudan nada a esas personas a sobrellevar la ruptura y en muchos casos solo se alimenta el odio entre ellos con nuestros  comentarios.



Daniel trabaja en el naval, gana 1200 euros al mes, si hace horas extras puede aumentar un poco más. Se acaba de divorciar y tiene que pasar un pensión alimenticia de 400€ para sus dos hijos Laura de 12 años e Isaac de 8, esto unido a los otros 400€ de alquiler que paga por su pequeño apartamento ya le suman 800,€ le quedan escasamente otros cuatrocientos euros para vivir.

-Hola Daniel ¿qué tal? – le pregunta su amigo Javier- Luis y yo nos vamos esté fin de semana a Andorra, ¿Te animas a venir?

-Gracias Javi, pero el divorcio me dejo seco, el alquiler y la pensión se llevan parte de mi sueldo, y aun tengo que sacar para comer. Ahora me anoto a todas las horas extras.

-¿Por qué no vendeís el piso? así por lo menos tendrías un dinero para empezar.
-No lo hicimos por los niños, ya lo están pasando bastante mal para tener que cambiarlos de casa también, cuando sean lo suficiente mayores para vivir su propia vida la venderemos y repartiremos supongo.

- Bueno tío ¿Pero una cerveza te tomas no?

- ¡Claro! hombre, una cerveza me tomo.

La verdad es que Daniel no quiere volver a la soledad y el silencio de su apartamento, echa de menos a sus hijos. ...

Javier piensa que no hay justicia, que ella se queda con todo, la casa, los niños y aun le tiene que pasar pasta para que viva como una reina.


Paloma trabaja en una fábrica de conserva, y gana 750 €, si hace horas puede ganar un poco más. Ella se acaba de divorciar el juez le ha concedido la custodia de sus dos hijos Laura de 12 años e Isaac de 8 y Daniel le pasa una pensión para los niños de 400€. Paloma tiene que pagar la hipoteca del piso que asciende a 450 euros. La cesta de la compra no ha variado mucho aunque Daniel no esté siguen siendo 3 bocas.
-Hola paloma ¿Qué tal?- le pregunta su amiga Marisa- Ya no te vemos por el gimnasio.


- Hola Marisa, desde el divorcio me resulta complicado ir al gimnasio, antes estaba Daniel y se quedaba con los niños, pero ahora, no quiero dejarles solos tanto tiempo. Laura se está portando muy bien, antes los llevaba una señora al colegio y comían en el comedor, ahora ya no puedo permitírmelo, la hipoteca se lleva más de la mitad de mi sueldo, así que Laura lleva a Isaac por la mañana y luego vuelven a casa, les dejo la comida hecha por la noche y ella la calienta en el microondas, ya no me quedo a hacer horas, no puedo dejarles tanto tiempo solos. Isaac es un poco rebelde y desde que se fue Daniel más, quiere llamar la atención y no para de hacer trastadas y Laura aun es pequeña para aguantarle.
-¿Y la hipoteca la pagas tu sola? Al fin y al cabo el piso si lo vendes es de los dos
-Sí, ya, pero los niños ya lo están pasando bastante mal como para sacarlos de su casa, sus amigos..., si me mudo, también tengo que pagar un alquiler y bueno, el pasa la pensión y con eso los niños no pierden calidad de vida, con mi sueldo no puedo afrontar las actividades, el colegio los libros, la ropa, los cumpleaños.

Marisa piensa que no hay justicia, Paloma tiene un sueldo de mierda y aun tiene que pagar la hipoteca, no puede salir porque ahora los niños la atan y el mientras tanto el  tomando cervezas sin preocuparse de nada más.

21 comentarios:

caperucitaferoz dijo...

Bueno el tema me pone susceptible,,jeje, daría mucho de que hablar,,,todas las separaciones son una putada.

un besito

la reina del mambo dijo...

Hola Montse, pues del tema entiendo muy poco, quiero decir, niños pisos y demás.Lo ´´otro`` si lo entiendo un poco.
Es complicado, muy complicado...
Un abrazo guapa.

Josep Capsir dijo...

Digamos que parte de la historia es mi propia historia; me he sentido muy, muy identificado. Te puedo asegurar que cuando hay una separación las tres partes la entienden como una estafa. Crees que te han hecho perder los mejores años de tu vida, crees que la otra parte se ha llevado la mejor parte y culpabilizas de tu desdicha al otro, porque es lo más sencillo. Ambas partes tienen razón y ambas partes son desgraciadas. Pero antes dije "tres partes" La otra parte son esos niños, a ellos si que les ha tocado vivir una injusticia, a ellos que no han tenido ni culpa, ni voz ni voto se ven separados de sus padres y encima deben vivir escuchando como sus padres se continúan culpabilizando de su propia desgracia.
Nadie tiene la culpa... Todos tenemos la culpa.
Besos

Incara dijo...

Uf y eso es solo la punta del iceberg, cuando empiezan las denuncias cruzadas....

Layna dijo...

Que una pareja con hijos decida separarse es una decisión difícil de tomar. Por los hijos uno/a es capaz de sacrificarse siempre y cuando pueda “medio vivir”, en el momento que uno/a empieza a "sobrevive" en esa vida, creo que ya se decide lo inevitable simplemente para seguir viviendo. ¿Los efectos secundarios de seguir viviendo y dejar de "sobrevivir"? económicos sin lugar a dudas, en este mundo occidental no nos dejan hacer "borrón y cuenta nueva" nos obligan a acarrear con hipotecas, pagos y más pagos individuales o compartidos... Es así, simplemente el nivel de vida disminuye porque los gastos aumentan y los ingresos son los mismos. Triste soportar una separación, triste por los niños, por la falta de dinero, por una nueva vida que parece más un apaño que una nueva vida.... No es mi caso y por tanto solo llego a imaginármelo pero duele ver que aún queriendo uno/a no puede recuperar SU propia vida INDIVIDUAL si hay hijos.

Runas dijo...

Lo mires por donde lo mires, cada uno tiene su parte de razon y para ambas parte resulta complicado seguir adelante y creo que lo que menos necesitan es a alguien poniendote la cabeza como una olla, así que los amigos calladitos estan mejor . Un beso

Gata dijo...

Es injusto para los dos, en fín, yo no hablo q no conozco pero así en general en este país se le dan más derechos a las mujeres q a los hombres a la hora de separarse, pero es hablar por no estar "callao". Total que sí, hija, así somos y así son ellos.

Habría q denunciar tantas cosas, esto lo otro, ayer flipe tia: dos amigos q se han separado hace poco han pasado la noche en el calabozo porque "la susodicha" ha dicho que la había pegado, y era por supuesto mentira...pero la poli se los lleva pa el calabozo y ni pregunta ni parte de lesiones ni p* en vinagre.
Me voy q me estoy yendo por las ramas. Gracias por el "favorcillo" el otro día linda ;) jeje eres un solete

Daniel Rioja dijo...

La inmiscusión de la gente llega hasta límites insospechados, lo digo porque como hijo de padres divorciados lo he vivido en primera persona.

Está bien que muestres este tipo de situaciones para que quizá quien lo lea y se enfrente al dilema de opinar o callarse haga lo más prudente.

Un saludo.

Bletisa dijo...

Es muy traumática siempre y si hay hijos suele ser un drama en toda regla.
Los niños se adaptan a todas las situaciones mucho mejor si sus padres los quieren por encima de todas las cosas.

Janton dijo...

Después de asistir en directo a alrededor de tres mil separaciones y divorcios en los años en que trabajé en despachos de abogados, te puedo asegurar que tienes razón.

Todos los implicados ven el tema desde su punto de vista, por lo que todos valoran subjetivamente lo que han perdido. No pueden ni quieren ni saben identificarse con el dolor ajeno (Y eso que es solo el reflejo de su propio dolor...), y no quieren ni oir hablar de lo que el otro ha perdido también. No, no, que va, solo yo he salido perjudicado...

Eso en las rupturas civilizadas, que en las salvajes, aquellas en que por cuernos u otros dolores hay ganas de revancha, ganas de ir a crucificar al otro ("A esa puta quiero verla vendiendo la farola") me dijo una vez un cliente, no se me olvidará en la vida... Ahí ya ni te cuento, ahí se supera la incomprensión para entrar en el odio más negro, la desgracia del otro es celebrada como triunfo propio... ¿Estúpido? Sí, mucho. Pero es que así somos...

MEME dijo...

Nadie es culpable, todos son victimas...Especialmente los niños.
SALUDOS

Caparina dijo...

Las separaciones son muy duras, sí, aunque los matrimonios que no se soportan y siguen juntos pueden ser peores. Supongo que no hay una solución ideal en estos casos, así que un divorcio parece lo más civilizado.
Lo mejor es pensartelo muy bien antes de empezar una relación tan seria con alguien, supongo.

Y tienes mucha razón, todo el mundo opina sin saber de que está hablando, supongo que con buena intención, pero la mayoría de veces solo lo empeoran.

Desilusionista dijo...

Toda la razón, pero no sólo con las separaciones. Al final es, simplemente, que estamos jodidos :P

Un placer encontrar tu blog ;)

Maeglin dijo...

Pues el ejemplo que conoces es puro civismo y ejemplaridad.

Yo los 2 que conozco más bien la hipoteca se hacen cargo los dos, a pesar de que el hombre debe dejar el domicilio conyugal, con lo que quitale 250 euros más al hombre y pónselos a la mujer que ya puede pagarse el GYM.

Luego ya tengo el material heavy metal donde las señoras se han acogido a la quinta enmienda del presunto maltrato por lo que ya apaga y vamonos.

CAVA dijo...

Buen post, me pusiste a pensar un poco...

Un beso y un abrazo.

jos dijo...

Creo que tienes mucha razón .Que poco apoyamos desde fuera a todos los amigos que deciden separarse,iniciar otro tipo de vida y lo único que se nos ocurre la mayoría de las veces es dar consejos vacíos de contenido para salir del paso,consejos tontos ,frases típicas y tópicas ,pero en la mayoría de los casos,no dando apoyo y ayuda a situaciones muy complicadas tanto por el tema económico .sentimental ,de preocupación por los hijos e incluso por la persona a la que has querido .

Patata Piloto dijo...

Buf... Cómo cambian las historias según el prisma... Todo da que pensar... Me han contado tantas veces vivencias parecidas!! :( Gracias por hacernos pensar un poco más!

Fiebre dijo...

Cerca de la 1 de la mañana, recién cancaneada y me pones a pensar...

Esto me recuerda aquella copla que decía "nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal conque se mira".

Cuando me separé, se liquidó la sociedad de gananciales, se repartió escrupulosamente a medias el dinero del piso y hasta el último de los Cds, incluso intercambiando propiedades porque una prefería el del otro y viceversa...
Pero...¿y si hubiera habido hijos? ¿Qué hubiera pasado? ¿Cómo llegar a ese consenso aséptico, justo y razonable para ambos?

¿Y si ya hay un caso de "deslealtad"? (como tú y yo pensamos parecido, notarás que ni siquiera hablo de infidelidad) ¿La parte "contratada" sería tan flexible con la "contratante"?

Lo único que tengo claro en estos casos es que al final la famosa frase de "mierda para el mensajero que va y viene" es certera.
Así que, cada uno en su casa...y dios en la de todos. (Curiosa frase para una atea)

¡Qué entradas más joías te curras!

Blog A dijo...

Soy hemana de divorciada con dos hijas, la he visto.
Un día un primo mio me dijo que se habia separado de su pareja, estaba destrozado,todos le decian que ella era una mala persona que le habia dejado por otro, yo no puede decirle eso, ella me gustaba, me parecia una buena chica, pero se enamoró de otro.Increiblemente el me lo agradecio, dijo que estaba harto de que insultaran a una persona que el amo tanto, como si todo ese tiempo que pasaron juntos el estuviera ciego. Estaba dolido, pero aun era capaz de entender que ocurre, mi primo me enseño eso.

juan dijo...

La vida segun desde el ojo de mira de cada uno al final la culpa siempre sera de la sociedad que somos los que juzgamos... y aun por encima damos consejos... un abrazo me ha encantado

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Como nos cuesta tanto trabajo ser ecánimes, estas entradas debemos de celebrarlas porque hacen mucho bien y son constructivas. Y debo admitir que es muy difícil. Gracias.

A pesar de que se ha dicho que los niños acaban adaptándose a todo, he imaginado por un momento que le hubiese sucedido a mis padres y se me ha puesto el vello de punta. Pienso que hubiese cambiado totalmente la trayectoria de mi vida, y creo que para peor -sin temor a equivocarme.
Uf, es una situación muy fuerte para un niño, que al menos puede paliarse un poco si se siguen manteniéndo cariño y respeto, tal como dices.

Bs