miércoles, 22 de junio de 2011

El tren o el avión


Hoy de tapa tenemos pimientos de padrón, uns pican  e outros non.


Desde que el año pasado me hice un interrail por algunos lugares de Europa me enamoré del tren.

Vale que el avión es más rápido pero siempre está a dar por saco de todas partes, tienes que esta una hora antes para facturar, y te obligan casi a desnudarte, mi presupuesto no es para ir en primera y los aviones en los que vuelo suelen ser minúsculos y con asientos donde no te mueves.

En nuestro viaje por Europa en tren era llegar a la estación que suele estar en el centro de la ciudad sentarte y esperar a que arrancara, asientos más amplios, puedes pasear por el tren, y estirar los pies, leer y jugar a las cartas.
Los dos viajes más largos que hice en tren fue de Amterdam a Praga  en coche cama, que es un poco calustrofobico  y de Belin  a Paris  en asiento “ reclinable”  y el peor con diferencia Berlin- Paris, como soy poliglota, hablo casi todos los idiomas por señas, pedí a la señorita de la estación asientos reclinables  con la ayuda de un folleto muy chulo que había por allí, inclinándome hacia atrás le indicaba que queríamos esos asientos, la señora se reía reclinaba el asiento y decía,  ja .. ja que suena algo así como ya ya

Cuando descubrimos el compartimento donde teníamos que pasar 13 horas casi me suicido, mi hija me dijo que me odiaba por no pillar el coche cama, seis personas en un espacio de dos por dos y creo que mido a lo grande, seis asientos y ¿ Cómo se reclinaba? La parte de abajo se deslizaba medio centímetro hacia adelante.
Ahí estamos rumbo a Paris compartiendo asiento con una mujer negra muy agradable pero con un gran culo y un joven estudiando. Al poco rato ya no quedaba aire que respirar en ese compartimento.

En plan mafioso y con mi fluido lenguaje gestual me recorrí el tren en busca de un revisor que me vendiera compartimento con cama , sacaba dinero del bolsillo y se lo enseñaba, el pobre hombre me decía que todo estaba ocupado.

Volví al vagón y solo veía la cara de reproche de mi hija. El revisor se apiado de mi y me trajo unas mantas y una almohada,  con las mantas y las almohadas nos fuimos a  dormir a la parte donde aparcan las bicicletas en un pasillo entre vagones y allí estuvimos hasta que unas horas después  pasó el revisor y nos dijo que no podíamos estar ahí, develados y con la espalda rota , me fui al bar a comprar a agua y como el cansancio no nos dejaba pensar no dio la risa tonta y empezamos a jugar con el aguan y tirar los vasos de platico por detrás de la cabeza al grito de Esvtroska..

A medida que pasaban las horas la gente iba abandonando el tren y nos colamos en otros vagones para descansar el poco tiempo que nos quedaba de sueño, hasta nuestra ciudad del amor.

Y con esa experiencia de tren y todo sigo prefiriendo el tren al avión.

22 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Pensaba que lo de vacaciones a todo tren era otra cosa.

Besos.

raindrop dijo...

También soy de los que prefieren los trenes. Mi primer viaje en tren fue a los 6 años y lo recuerdo como una bonita experiencia (y eso que fue una paliza de unas 18 horas).

Pues mira, una de pimientos sí me voy a tomar ;D


besos

la reina del mambo dijo...

Yo también prefiero tren pero...
Y lo mio con los aviones es amor por narices, a la fuerza ahorcan jajaja.
Un beso

A-B-C dijo...

¡Menuda aventura!. Yo me quedé flipada porque hacía mucho que no volaba y ví que en el aeropuerto hacían quitarse los zapatos a algunos, así que tu comentario además de divertido es totalmente cierto.

De niña me molaba un güevo el avión, sobre todo los despegues y aterrizajes. Me he hecho mayor y precisamente en estos momentos (pero sobre todo los despegues si el piloto no es muy bruto) pienso que puede pasar de todo y veo a alguno santiguándose, entendiéndolo perfectamente.

El tren mola, ves más.

Besos,

Maeglin dijo...

El AVE, a pesra de carecer del alma bohemia y dulzona que tienen otros trenes como el interrail, es el hibrido perfecto. Rapidez, comodidad, seguridad y todo ello sin check in. Un lujo ferroviario que te hace llegar sin sentir ni padecer de una punta a otra de España.
(Espero que pronto, a pesar de la crisis, se reanuden las obras a Lisboa y a Galicia)

Gybby dijo...

Volar me apasiona! Disfruto cada momento! Pero lo que no tiene y si lo tiene el tren es el bar! eso de que te puedas levantar e ir al bar a tomar una cerveza, no tiene precio!! XD
Yo soy poliglota como tú! Es una suerte saber idiomas!! jajajaja

Un besazo!!

Sory Escudero dijo...

Sin duda, el tren, mi primer viaje con 7 u 8 años a Oviedo fue una gran aventura, mi hermana y yo nos quedamos ojipláticas al atravesar las montañas por los túneles y conocimos por primera vez una tierra que adoro.
Un beso.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

En avión hasta que no estén disponibles las naves espaciales, me chiflan las alturas.

Pero si es para disfrutar a lo bestia, en mi propio vehículo que suelo detener doscientas mil millones de veces, en cada taberna, en cada pueblo, en cada cima, hasta llegar a destino.
Lo importante no es Ítaca sino el camino.

Como decía en gran Konstantínos Kaváfis en su poema:



ÍTACA.

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.





Cuando he tomado el AVE, me he quedao frito, paisaje tanto aburrido.

kira permanyer dijo...

pues a mi me gustan los dos. El tren lo encuentro demasiado caro para lo que es, aunque me gusta. Yo como tren solo he elegido el AVE que para mi es un placer, aunque lo encuentre carísimo. El avión me gusta mucho, lo que me fastidia es lo que apuntas.Eso de quedarte casi en bolas delantes de aquellos polis con cara de perro....

un completo gilipollas dijo...

El barco.


Siempre suyo
Un completo gilipollas

AN... dijo...

Soy de avión , pienso que lo que tenga que pasar , que sea rápido ...
No he tenido suerte con el tren ... En un viaje una señora que estaba junto ami , le dio un ataque epiléptico de tres pares de huevos ... empezó con temblores y a echar espuma por la boca ... Yo la sujetaba para evitar que con las convulsiones se hiciera daño ... Aparte que con sus movimientos me hostio , la gente me miraba como si yo le estuviera violando , un infierno ...
Si indiscutiblemente me quedo con los aviones .

DRACO dijo...

creo que el texto, por muy simpático que haya sido escribirlo, es como una catarsis de todo lo que se vivió. saludos.

Zentolo dijo...

De los recuerdos más vívidos que tengo de cuando era un niño es desayunar en las escaleras de mi casa para que mis tíos no se fueran sin mi. Como mi tío era ferroviario, todos los fines de semana cogíamos el tren hasta Cesantes para ir a rebozarnos en la arena.
Después, con 13 años, me fui a estudiar a León y ahí la unión con el tren fue absoluta. Cada 3 meses la misma letanía. Coger el tren a las 2 de la tarde y dejarlo, 8 horas más tarde en León. Peor era el horario de vuelta, que salía de allí a las 3 de la mañana.
Historias, miles. Quizá la que más me gusta es cuando coincidimos con un grupo de chicos que iban a Burgos a hacer la mili. Ellos llevaban unas botellas de licor café y yo 3 cartones de tabaco. Cuando llegamos a León, ni tabaco, ni licor café ni nada. Eso sí, risas mil...
Lo del avión... Es más rápido, pero lo de despelotarse... Dan ganas de hacer como Enrique Iglesias en el anuncio. Quedarse en bolas y pasar por la maquinola de rayos X, a ver qué pasa jajaja

Chon dijo...

Yo me hice un Vigo-Alicante-Vigo (13 horas) perdiéndome la final del mundial de Francia 98

Y un Basilea-Viena (12 horas) y ya le llegó. Prefiero la rapidez de los aviones, el problema es que les tengo miedo como el del Equipo A....jejeje

Blog A dijo...

Mi ultimo viaja a Madrid que se supone son 45 minutos de vuelo que al final reales son dos horas entre vuelta y vuelta, pues el de vuelta fue de coña, tres horas de reloj parados dentro del avión porque no tenían "Filanjes" ( para los friends adictos jaja) y un vuelo de 40 minutos fue 3 horas sin poder mevernos del asiento bajo amenaza de ser bajados del tren y otra hora de vuelo.. una maravilla.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Pero no te creas que a todos los aviones les faltan los "Filanjes". Te tocó a tí, jijiji. Ese tiempo muerto se puede aprovechar para ligar.

Me sigue gustando más las cosquillitas del avión.

La Abela dijo...

Si no tienes prisa ..vale..pero en esa época lo rápido es el avión y en tren pierdes parte de tus días de vacaciones..a no ser que puedas usar el Ave en cuyo caso te cuesta el ojo de una cara "mas o menos"...Bss

Blog A dijo...

Abela, por Europa en tren, me ha encantado, como digo, llegas al tren te montas y sales en la ciudad.. yo no era partidaria del tren hasta que lo viví y viaje.

Josefo el Apóstata dijo...

El tren, siempre el tren...
La felicidad es camino, no destino.

Carina DIAVOLA dijo...

Montse!! Un inciso!! que es la hora!!

A ver!! Vengo a invitaros a la queimada en ¡¡A que no funciona!!

http://aquenofunciona.blogspot.com/

Venga!! que va a ser la hora meiga!!!

Tokiski a saltar la hoguera ¿ehhh?

Vamoallá...........

The Driver dijo...

Señorita Blog A, ojalá yo escribiera como muchos de los que andan por aca...
Un beso, encantada de conocerte

Sonja dijo...

Eso del tren suena muy bien, muy romántico, a mi me encantaría ahora mismo leer un libro en un tren.