sábado, 16 de julio de 2011

El furancho.


En honor a los furancho hoy de tapa os pongo oreja de cerdo y callos con garbanzos




Esta noche he ido a una fiesta de cumpleaños a un furancho, el novio de mi amiga nos convocó a sus amigos para darle una sorpresa.

Antes de nada os explico que es un furancho. Los furanchos nacieron para poner en circulación el excedente de vino de la casa, en la bodega de la casa se reunían los vecinos a beber vino en taza y comer cerdo. Pero ahora ha evolucionado casi a taperías y restaurantes.

Los verdaderos furanchos  los puedes encontrar en las bodegas de una casa unifamiliar y no tiene letrero, se suele colgar un loureiro como señal de que hay uno cerca, pero el boca a boca es lo que le da fama, abren un par de meses, mientras dura la cosecha. En el furancho hay unas mesas muy grandes normalmente son unas tablas con unos caballetes y la gente que entra se sienta donde hay sitio, nada de mesa para dos.

Así que quedamos todos allí para celebrar con mi amiga su cumpleaños, llegué un poco pronto así que me dirigí a la barra. En todo furancho que se precio tiene que haber unos cuantos jóvenes octogenarios agarrados a una taza de vino y con una tapa de callos,  y allí estaban ellos,  tres caballeros charlando alegremente sobre las medicaciones que estaban tomando y como le engañaban al médico diciendo que hacían dieta, le hice una seña al camarero y le pedí un vino.. ¿Blanco o tinto? -me pregunta - tinto por favor.. 

Los jóvenes octogenarios se giraron al verme con la taza de vino tinto y  alabaron mi gusto por el vino  y no por la coca cola, así que me uní a su animada conversación sobre como engañaban a sus médicos  con la dieta, tan emocionados estaban de tener público femenino que se aventuraron hasta a contarme algún que otro chiste que quería ser picante pero con buen gusto.

Media hora después llegó mi amiga y tuve que despedirme de mis nuevos amigos,  todos empeñados en invitarme al vino por simpática,  me dedicaron un montón de piropos corteses y me despedí con un beso.

Lo bueno de tener 43 años es que el campo se abre, y el abanico de posibilidades de tener tres hombres haciéndote la ola se amplía hasta la centena, pues un piropo es un piropo y pensé, el buen gusto no tiene porque estar reñido con la edad, así que me senté con la autoestima por las nubes.

36 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Seguro que les alegraste el día.

Muy bien.

:)

Besos.

Josefo el Apóstata dijo...

¡Qué buen invento el de los furanchos! y el de la oreja y los callos con garbanzos, por no hablar del vino en taza y de los jóvenes gallegos octogenarios engañando a los pobres médicos de cabecera y ligando con la joven y simpática gallega...
¡Esto es un "bodegón" con arte! y lo demás son tonterías.

la reina del mambo dijo...

No sabía lo que era un ´´furancho`` la definición ya me suena. :))))
Un beso

Sr. Eco dijo...

en mi vida había oído furancho.

Gybby dijo...

jóvenes octogenarios jajaja Yo quiero ir a un furancho!! Al próximo que vayas avisame que me presento allí en un momento!! :-)

Un besazo guapa!!

PD:los callos con garbanzos deliciosos!! XD

acróbata dijo...

Suena bien eso de furanchos, me lo apunto para cuando viaje por esas tierras, mientras tanto, viendo el clima que tenemos por aquí mejor me quedo ahora con un gazpachito y una rubita espumosa bien fresquita.

Saludos Montse.

P.d: La belleza no tiene edad, sólo entiende de gustos, y la interna cuando la hay es tan poderosa que contagia la externa, ¿al revés?....no, la externa es una rosa cortada condenada a marchitarse.

Blog A dijo...

Toro, más me lo alegraron ellos a mi

Josefo, pues si, en otros lugares debe llamarse bodegón

Reina cada vez quedan menos de los de verdad
Eco, no eres gallego jajaj

Gybby ven con tu caballo

Acrobata, que sabía eres ..

mamen dijo...

Di que si preciosa, que tienes la mejor edad, y los furanchos son la pera, ya sabes a cual va y nos lleva siempre tu amiga y hija mia, y la verdad es que vamos encantados, aunque aquel ya parece mas un restaurante al uso, que un furancho de los de antaño, pero se come de maravilla y a unos precios muy asequibles, un beso

Sonja dijo...

Vi algo de esto por la tv, parece una buena idea, sobre los ancianetes pues mira seguro que casi nadie les escucha en todo el día y ahora tendrán anécdota para rato, fijo que eres la reina de todo el club, claro que las ancianitas pueden empezar a cogerte ojeriza :-)

Blog A dijo...

sonja..jajaj no había ancianitas, si la hubiera seguro que era aun mas divertido.. Hace poco estuve en el cumple de otra amiga y estaban sus abuelos y me encantan, son historia viva y tienen un desparpajo que da envidia.

pseudosocióloga dijo...

Di que sí, la que no se anima es porque no quiere.
No había oido en mi vida lo de los "furanchos", curioso.

DRACO dijo...

tal parece que no sólo el vino y la buena compañía fueron de lo mejor ese día, sino que los piropos nunca tuvieron un mejor destino. saludos.

Carina DIAVOLA dijo...

Hace tiempo que no oía lo de los furanchos, je. Y es cierto, abren por temporadas y salen "económicos" por... pues eso, precísamente por lo que son.

Montse: no te pierdas una de esas citas, que que te alegren el día, no tiene precio!! (aunque tuvieras que invitarles tú a ellos, que no te iban a dejar jajajaja)

Biquiños!!

Daniel Rioja dijo...

Qué pena que los furanchos sólo abran dos meses al año. Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pues eso a la hora de almorzar... tiene que ser una batalla en la barriga... jajaja

Saludos y un abrazo.

un completo gilipollas dijo...

Esa no es comida de verano, mujer de Dios...

Siempre suyo
Un completo gilipollas

Blog A dijo...

Señor gilipollas en Galicia si, y se toma hasta cocido, no sabes que bien entra una "taza de caldo" en una noche como la de hoy.
En el norte se come mucho jajaj

Juan dijo...

Jejeje, es que estas en la edad apropiada para recibir piropos por todas las edades guapisima, jeje. Un besazo.

Blog A dijo...

Juan, tu si que sabes jajajaj

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Si por aquí abajo hubiese furanchos de esos, ese sería el lugar donde tendrían que buscarme siempre, jaja.
¡¡ Ay los albariños qué rico están bien acompañados con las cosas del mar y de la tierra.

Creo que tienes los piropos asegurados el resto de la larga vida que te queda, y muy merecidamente, jaja
Tú si que vales.

miau

caperucitaferoz dijo...

Me encantan los furanchos, y ese tinto gallego que te deja la lengua negra,,jajaja. Un beso, tenemos que ir de furanchos!!!

Franziska dijo...

Me encanta llegar a esta taberna porque aquí no sólo se bebe en taza un buen caldiño sino que, además, se come siempre bien y como es "virtual" nunca haces una digestión pesada.

He querido venir a visitarte aunque aún tardaré algunos días en volver por los blogs.

Y ah, los abuelos se conforman con un poco de atención y lo agradecen mucho porque les hace sentirse aún vivos.

Un abrazo. Franziska

Saudades8 dijo...

Montse, me alegro de encontrarte por dos motivos, por el furancho en el que alguna vez he participado y por ser de Vigo como toda mi familia, salvo yo que nací en la diaspora y vivo en Madrid, pero con alma gallega.

Seguiré tu blog con cariño.

Un beso,

La Abela dijo...

Seguro que que te divertiste de verdad...los mayores cuando son educados da gusto....y te hacen sentir como una reina(por cierto ¿que son loureles? furanchos ya me imagino que son como las cuevs de León o Navarra)...Besotes

CaroNu dijo...

Que suerte Montse, y claro que si, estás guapísima así que "Vivan los piropos de todas partes"
PD: Quiero ir a un furancho, pero de tapa mejor pones pulpito...
Saludos!!!

Chon dijo...

Lo bueno de los 30 es que tienes a tiro alas de 20 y alas de 40....jejeje. y lo bueno de los 43 es que tienes a tiro alos de 30 o casi 30...jeje y a los octogenarios....jejeje

Muy grandes los furanchos, sin tele, con algun animado tocando la guitarra animado por el vino rancio de la casa...jejejeje

Blog A dijo...

chon, tan joven y tan sabio jajaja a m´ss franja de edad más donde elegir. jaja
un beso

maslama dijo...

¡estupenda entrada! vengo a enterarme de lo que es un furancho, y por demás aliñado con vino y piropos

besos,

raindrop dijo...

jajaja Montse, estoy seguro de que no solo cosechas piropos entre los mayores.
Pero a mí sí hay algo que me gusta cuando hablo con las personas mayores. Y es que le ponen un punto de sosiego a la vida que me resulta muy agradable.

Se nota que lo pasaste bien :D


besos

C C RIDER dijo...

Creo que es en el concello de Meis, donde hay más de una docena de furanchos para elegir. Así tal como bien los pintas y se pinta en los labios el tanino del Barrantes. Espacios de Zen. Ou espazos de GaliZen.

jos dijo...

Vengo por la tapa de hoy .Que gozada .Gracias Montse

kira permanyer dijo...

gracias por la info! para mi esto es como una bodega de toda la vida, pero furancho suena bien! pero toda mi admiración para tu valentia, meterte en un grupo vinero de barra es de lo más osado! y no, 43 años no son tantos, por si las flies.

Fiebre dijo...

Has relatado casi mi día a día.

A veces echo de menos el follar un poco más, pero (incluídas la oreja y los callos) quizá no lo cambie por nada.
Me he acostumbrado a las charlas con los abuelos, o casi en puertas, con la sensación del codo apoyado en la barra, con la libertad que te da el que no miren tu vestido ni tus zapatos...y si lo hacen sea con ese regusto de:
¡Ay...si yo fuera más joven!

Lo sé, estoy p´atarme...

Mamba Negra dijo...

claro que si, un piropo es un piropo :)
besotes

AN... dijo...

Cada día aprendo algo nuevo , furanchos ...
Que cosas.... el vino y yo estamos peleados , me tomo una copa y me sienta fatal , me da por desnudarme y montar el pollo , de joven me colé en una marmita de vino. Y lo estoy pagando ...
Respecto a los señores octogenarios , te entiendo perfectamente , cuando actuó de boys , para las monjas del convento de las vírgenes descalzas , aparte que se les desencaja la mandíbula de la risa , la satisfacción que les proporciona quitarme el tanga de leopardo con los dientes , no tiene precio .

Sarah dijo...

Jovenes octogenarios... maravilloso!