martes, 22 de enero de 2013

¿Los normales existen?

           Me encantó está película y para quien no la haya visto la recomiendo

Mi hermana trabajaba en un comedor de un colegio de integración, tenía que poner la comida a los niños. En su primer día de trabajo la cocinera, una mujer ya mayor, la instruyó y le dijo así, hay 30 niños,  20 son normales, 9 sordos y uno es gitano.
Cada vez que mi hermana cuenta esto, unos se ríen y  otros se escandalizan, el caso es que hay que tener mucho cuidado con el vocabulario para no ofender a nadie.
Claro que todos son normales, pero sí que hay que hacer imcapie en los niños sordos, pues sabiendo eso te preocuparas de hablarles a la cara o por el lenguaje de signos, nuestra duda era, ¿Y el gitano? Que peculiaridad tenía el gitano para que la cocinera lo excluyera de los niños normales, imagino que come lo mismo que los otros y escucha, pero para la mujer había una diferencia.

Obviando lo del niño gitano, que tiene miga y un análisis mas profundo, la gente tiene tendencia a diferenciar entre niños "normales" y los niños con alguna discapacidad, y sus familias se molestan.
Sin animo de ofender, y porque que lo he vivido en mi familia, ¿realmente es para tanto?

La normalidad la establece en algunas casos la naturaleza y en otros la sociedad y ser normal no significa ser mejor o peor, a mi me dicen muchas veces que no soy normal, que mi relación con mis hijas no es normal, ni mi relación de pareja, pero eso no significa que sea algo malo, evidentemente la mayoría de los niños hablan y caminan y eso establece la normalidad para esa mujer y muchas personas, también un niño superdotado saldría del rango de la normalidad.
En muchas ocasiones parece que hay que andar con pies de plomo a la hora de hablar sobre una persona con algún tipo de discapacidad, son sus madres, con sus parientes, porque parece que todo lo que dices ofende.

El año pasado mi hija en la universidad tenía un compañero que iba en silla de ruedas, y un día se cayó de la silla e intentó ayudarle, el le dijo que no, que no siempre estaría alguien para hacerlo y tenia que acostumbrarse, ella le veía caer muchas veces, en alguna ocasión hasta le hizo alguna broma sobre lo torpe que era. Un día haciendo cola para entrar en un espectáculo al joven lo pasaron de primero y ella le dijo, menudo morro que tienes,si quieres ser como todos ponte a la cola, aun por encima que vas sentado,  supongo que todos pensaron que era cruel.... ¿pero realmente lo fue? puede que el joven agradezca que no le traten con tanta condescendencia, ya bastante tiene con vivir en una silla, como para que le miren con cara de pena todo el rato.

Si al al final  ¿Quien quiere ser normal?



12 comentarios:

pseudosocióloga dijo...

Partiendo de la base que la "norma" debería establecerla la "mayoría"....es harto difícil y desde luego, yo, normal, no quiero ser.
Y a mi también me cansa lo "políticamente" correcto, y un niño gitano tiene sus peculiaridades como seguro tenía el hiperactivo del grupo, el maltratado, el tímido o el de padres separados, así que ya puestos lo suyo es que le hubiera dado una lista de los que comen bien y a los que hay que vigilar.

Blog A dijo...

Tiene razón, de cerca nadie es normal.

raindrop dijo...

La normalidad viene de la norma, que tiene que ver con las funciones estadísticas. Lo que queda en la parte central de la campana de Gauss es "lo normal" (lo que más se repite) y lo que queda en ambos extremos es "lo anormal", lo raro.
Por ejemplo, es "normal" que te encuentres con personas adultas que miden desde 1,50 a 1,80 metros (por poner unos valores), pero será raro que te encuentres a un adulto que mida 1,10 metros o que mida 2,30 metros. Se salen de "la norma". Y la gente que fabrica ropa, la hace para "la gente normal", lo que no deja de ser un problema para "la gente anormal".
El problema es que en esta sociedad en que vivimos, en que parece que lo distinto es sospechoso, que ya no se contempla la diversidad como un valor, se ha asociado "normal" a "bueno" y "anormal" a "malo". Es más, se ha llegado a emplear "anormal" como un insulto.
Einstein era un anormal, y gracias que han existido los anormales en el mundo. Si no, esta sería una raza de hormigas.

besotes :)

Sergio DS dijo...

Empiezo a estar tan harto de lo "normal", una definición llena de prejuicios en sí misma, prejuicios ajenos pues lo normal es propio de cada cual.

También me encantó la película, se sale de lo "normal".

la reina del mambo dijo...

Yo no quiero ser normal!!!

Un beso
P.D. En un avión entras primero y sales la última...

Juan Carlos dijo...

¿Qué es exacatamente ser normal? Raindrop lo expresa muy bien. Es cierto que las "normalidades" muchas veces sirven para rechazar lo diferente. La película me gustó mucho
Salu2

Tío Eugenio dijo...

En la película de Los intocables le reprochan al protagonista que haya contratado a un barriobajero como ayudante personal, porque son "gente sin piedad".
Él le contesta que lo hace precisamente por eso, porque no tenía piedad.
Ug

angela castro dijo...

Muy buena reflexión Montse! La película esta genial , a mi me encanto!tiene mil detalles buenísimos! Súper entrañable!!
Lo de normal y anormal...que es lo normal y desde el punto de vista de quien? Para un gitano , los " normales" serán el resto de los gitanos ... No? Así qué supongo que es un término de lo más ambigüo...Desde luego para un buen debate! Desde luego el que más normal de considera, seguro que no se plantea si lo que hace lo es o no, y vive tan tranquilo!

Tracy dijo...

Tus disquisiciones me las he planteado yo en más de una ocasión, tan malo es pasarse como no llegar.
un abrazo.

DRACO dijo...

en el caso de los gitanos hay gente que les teme porque es otra cultura y se tiene una reticencia casi natural hacia lo que se desconoce. lo otro es que se piensa que los gitanos viven al margen de la ley, no trabajan y que dejan mucho que desear en su aseo personal; estereotipos que están impregnados en el imaginario de la mayoría de las personas.
un beso.

Maeglin dijo...

Yo no me conformo con ser normal pudiendo ser Über-Normal, será cosa de los tiempos que corren y la germanización de lo divino y lo humano.

Josefo el Apóstata dijo...

Especialmente de acuerdo con Raindop.

Respecto a lo de cómo tartar a personas con alguna discapacidad, te aseguro que con pena a ninguna de ellas le gusta que se les trate. Pero lo de tratar igual que a todo el mundo, no se puede llevar al extemo sin incurrir en "maltrato". Me explico, creo que hay que tratar por igual a los iguales, pero no sería equitativo tratar igual al diferente si ese trato le resta oportunidades respectoa los demás.