jueves, 24 de octubre de 2013

Soy una hormiga

Hoy mientras desayunaba escuché la gran noticia de que ya se acabó la crisis.. casi me meo de la risa, ya está, se acabó.  ¿para quién? 

Noticia tras noticia cada una mas rocambolesca sobre los sueldos de los ministros y su privilegios, que los bancos después de ser rescatados con dinero publico ahora dan benficios mientras nuestros centros de sanidad cada día están más precarios y en un día de jornada de huelga por la educación ..yo sigo sin enteder ciertas noticias.. 

En el coche pensaba que esta sociedad no difiere mucho de un estado feudal, está claro y muy claro que la clase política de ninguna ideología va a ir en contra de sus privilegios es antinatural, en que cabeza cabe que uno vote en una asamblea para que le bajen los sueldos, para que ajuste sus derechos a los del resto de los ciudadanos.. lo que me pregunto, es ¿como y cuando fueron adquiriendo estos derechos sin que la población se diera cuenta? 

Estábamos tan contentos con los restos de pastel que nos quedaba que no pensamos que ellos se llevaban el bufet entero, mientras cubrían nuestras necesidades básicas y alimentaban nuestra ilusión de ser millonarios hemos dejado que crezcan como godzila y ahora es muy pero que muy difícil eliminar esa lacra. 

Que el dinero corrompe es un hecho, pues toda esa gente que entró en política con buenas intenciones, con intención de crear un mundo más justo, luego defiende sus sueldos como si de verdad se lo hubieran ganado. 

Me gustaría saber que alternativas hay, porque las hay imagino, pero este tinglado es tan grande, es tan inmenso que traspasa fronteras. 

Me pregunto, ¿ Que hago? ¿no voy a votar y dejo que los demás decidan por mi..? ¿Voto a un partido minoritario para que no saque ni un escaño y sus votos sean a su vez repartidos entre los que mas votos tienen y de esa forma volver a favorecer a la mayoría..?¿votar a una oposición tan viciada como el propio gobierno actual? 

Estas y mil preguntas me hago  a diario, porque en mi fuero interno quierro salir a la calle y gritar y romper cosas y poner bombas, pero es un gasto de energía tan grande que me deja exhausta pues no conseguiré más que hacer ruido y perjudicar a otra gente que problablemente no tenga culpa, porque los godzila están fuera de mi alcanzce.. porque mientras yo grito ellos desde su gran altura solo ven una hormiga sin voz.. 


6 comentarios:

Tracy dijo...

Es para fumarse un paquete de tabaco entero.

DRACO dijo...

los que tienen la sartén por el mango no la quieren soltar por ningún motivo; sino que lo diga obama cuya política de gobierno es sistemáticamente boicoteado por los radicales del tea party quienes tienen agarrado del pescuezo a los republicanos.
para los del tea party, obama es un comunista, un islámico que ni siquiera es estadounidense. en fin, el diablo personificado.

un beso.

Valeria (Sofi) dijo...

No sabes cuán identificada me siento con este post, creo que muchos en el mundo, sin importar el país del que se trate nos sentimos así, como hormigas, impotentes. A veces soy optimista y quiero creer que millones de hormigas podemos hacer algo, el problema es que todos nos quedamos así, sintiéndonos solos e impotentes y no nos unimos, ellos lo saben y se aprovechan de eso ¿Pero qué pasaría si todos al mismo tiempo hiciéramos algo? ¿Si todo un país se paralizara por un día? Otras veces veo el panorama tan oscuro, tan terrible que pienso que de esas lacras solo nos salva un golpe de estado o cortarles las cabezas como durante la revolución francesa, xD. Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Has de fundar un banco.
Y ya puedes robar con total impunidad.
Y si te va mal no te preocupes que con el dinero de los desgraciados te rescatarán.

Besos.

Babilonio dijo...

Siervos de la gleba es lo que somos. Claro que no es de extrañar, aquí no hicimos la revolución como en Francia y se nota.
En lo que discrepo es en "...pues toda esa gente que entró en política con buenas intenciones, con intención de crear un mundo más justo...". NO, toda esa gente (habrá alguna excepción, me disculpe) entró en política para medrar y enriquecerse, en general nunca ha trabajado y en general nunca han sido brillantes en casi nada. No saben gobernar, (solo hacer política, o sea, buscar y mantenerse en el poder) no saben legislar (leyes malas, enmendadas, corregidas e incumplidas reiteradamente) no saben ni hablar y mira que viven de eso.

Disculpa por el exabrupto, pero es que me tienen hartito.

Juan Carlos dijo...

Esta gente vive en el mundo de los macronúmeros cobrando macrosueldos amén de lo que muchos macroroban. Desde luego, la percepción de la realidad de los políticos que están en el poder (del signo que sea, sólo cuándo están en el poder) cambia absolutamente. En España se llama el síndrome de la Moncloa y castiga mucho la neurona. Pero creo que hay que votar en plan castigo, buscando a los que se cuelan por las rendijas del sistema que como no han chupado (todavia) algo más honrados son (o no).
Salu2